lunes, 14 de enero de 2008

¿Amor después de la muerte? (Segunda parte)


Tras la muerte de L. Roux, su antiguo compañero, el doctor M. Ollivier, publicó un nuevo trabajo de investigación con el título «Amor después de la muerte», en el que se exponían los resultados de la encuesta a diez cadáveres entrevistados. El experimento se realizó en la sala de autopsias de la Facultad de Medicina de París, el 14 de enero de 1876, ante un concurrido grupo de doctores, especialistas y periodistas (entre ellos, el doctor R. Leroux, el doctor F. Gaucher, el doctor M. Miller y el director del diario Le Matin, S. Bouchon). En este estudio, la pregunta fue: «¿Mantiene después de muerto el amor?». El primer interrogado, R. E., varón de 48 años, individuo de constitución tipo leptosómico, muerto por enfermedad de tuberculosis, respondió: «Sé que mantengo el amor aunque algunas veces lo olvido. Recuerdo a veces a mis familiares, a mi esposa y a mis dos hijos. Otras veces pierdo esa sensación». S. T., mujer de 72 años, fallecida por muerte natural contestó: «No lo recuerdo. Recuerdo que he querido, pero aquí todo es confuso» acto seguido manifestó una grave preocupación por un perrito, Fiffi, que tenía a su cuidado (risas en la sala). G. M. varón de 22 años, muerto en accidente laboral contestó: «Quiero ahora tanto como he querido en vida. Nada en mí ha cambiado». P. L., individuo de 34 años, de tipo pícnico, muerto tras un brote epiléptico, respondió: «El amor, no recuerdo el amor». A. L., mujer de 28 años, constitución atlética, muerta en un accidente del hogar, contestó: «No sólo siento el amor sino que aquí he encontrado el amor de una persona maravillosa. Quiero a este hombre como nunca he querido». Más tarde confesó que se había visto obligada a mentir. Los demás cadáveres entrevistados no ofrecieron contestaciones claras o satisfactorias para el estudio y las respuestas fueron desestimadas. Este trabajo del doctor Ollivier no gozó de la repercusión mediática del anterior ensayo («¿Fe después de la Muerte?», L. Roux-M. Ollivier, 1845-1857), en buena medida porque el doctor Ollivier había perdido buena parte de su crédito como investigador tras el escándalo «L. Roux-M. Ollivier» (ver «¿Fe después de la muerte?»).

En la imagen: lámina grabada en la que se representa al esqueleto con sentimientos amorosos en actitud de pedir la mano al estilo galante, también conocida como «el esqueleto rogante» (siglo XIX).

14 comentarios:

Arkab dijo...

Con el trabajo que nos había costado poner las tildes y ahora va y no se la pone a "última". Si es que es un dejao... Oj.

Harry Sonfór dijo...

¿Quién llama? ¿Quién llama? oigo como un murmullo pero no entiendo qué me quiere decir...

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab, que en la entrada anterior le agradecen los montrealinos.

helter dijo...

Vale. ¿Cuál será el próximo episodio? ¿Sexo después de la muerte? Permanezcan atentos a sus pantallas, misma hora, mismo canal.

PD: oiga, podría cambiar de dibujito, ¿no? Será por esqueletos...

Harry Sonfór dijo...

No, no, Helter, que he dicho que es segunda y última parte y soy hombre de palabra.
Nada, no hay tercera parte. Lo prometo.

Arkab dijo...

La señora Montrealina, a la que envío un cordial saludo desde Sevilla al tiempo que le pido que se abrigue, me ha recordado que tengo que hacer un pedido de aceitunas negras a lo de saboresdepueblo, que quiero preparar un plato peruano de papas a la huancaína que he visto en la wiki, pero tú ni lo mires, Harry, que se hace con una salsa que lleva queso.

helter dijo...

Pues yo estoy traduciendo recetas de cocina y me sestán revolviendo las tripas. Filete de bacalao con cogollos de achicoria, puré de raíz de perejil y caracoles gigantes africanos confitados con salsicha ahumada rebozada y mejillón al curry. Y esta es solo la primera. Hay 31. De esta adelgazo, y encima, cobrando. Ele.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab, que no es por meterme donde no me llaman, pero a ver dónde va a encontrar usted las papas huayro. Que yo he visto que acá ya venden patatas para freír, patatas para cocer, patatas para guisar, patatas para asar, patatas cocidas, patatas precocidas congeladas, patatas prefritas congeladas, patatas fritas normales, patatas fritas onduladas, palitos de patata... pero patatas huayro para hacer patatas a la huancaína no venden. Y si no le echa patatas huayro el plato no le va a quedar igual. Igual igual no le va a quedar. Como mucho, parecido, pero igual no.
Me acabo de imaginar el caracol gigante africano de Helter y me ha dado como susto.

helter dijo...

Que lo sepa, que no me gusta eso de poder votar solo una vez. Si eso para pasar el rato iré cambiándolo.

faren dijo...

Señor Harry, por qué no incluye usted una encuesta sobre la necesidad o no de incluir información sobre usted en su perfil. Se da cuenta de que ha tenido más de mil consultas de personas interesadas en usted, con ganas de acercarse a Harry Sónfor, el hombre o la leyenda.
Arkab, un saludo. Ya nos contará qué tal le ha quedado el plato a la huancaína.

Harry Sonfór dijo...

Helter: me lleva usted unos días de un exigente que me tiene preocupao. No hace más que echarme broncas. Que si los esqueletos son iguales, que si pongo la misma sopa de los doctores, que si le gustan las encuestas con más opciones. Me tiene en un hartazgo de llorar y de llorar todo el día con unas ojeronas moradas que hoy mismo me han saludado por la calle y me han dicho que qué me pasa, que me ha trocao en nardo el clavel de mis mejillas, que qué me pasa, dice, que me vuelvo loca, que por no decirle que pienso en el otro me muerdo la boca. Así me tiene, en un de sufrir y de sufrir.

Harry Sonfór dijo...

Faren. lo de no incluir más información en mi perfil tiene una explicación, y como le debo una explicación, se la voy a dar:
La razón es que tengo un perfil muy bonito. Creo que un ingrediente importante en un blog es la cercanía con sus lectores, la familiaridad, y temo que si descubro mi perfil bonito igual los pierda, por envidias, por rencores, por «qué perfil tan bonito tiene éste y no yo» y todo eso. Esa es la razón. Tengo un perfil bonito. Es mejor así. Hágame caso, es mejor así.

helter dijo...

Uy, broncas, dice! Esto no son broncas, son pellizquitos cariñosos para mantenerle despierto y alerta, nada más. Bueno, vale, para mantenerme despierta y alerta yo. Y no llores por mí, Argentina, mi alma está contigo.

Harry Sonfór dijo...

Helter, observará que le he puesto esqueletos muy varios para que no se me hastíe.