sábado, 23 de agosto de 2008

Pero no todo va a ser alegría


El caballo «Prince Albert» resolviendo una operación matemática ante una niña con vestido acampanado que lo señala con gesto adusto. Fotografiado en el Studio Brown, Riverside, Aprox. 1909.

6 comentarios:

Helter dijo...

Son esas pequeñas cosas como la posibilidad de que te salga una hija como esta niña las que a veces me hacen considerar la posibilidad de ligarme las trompas definitivamente. Por otro lado, me estoy planteando adoptar a un caballo camboyano.

Javier dijo...

Se podría titular "crítica de toda poesía académica". El pobre caballo ante una pizarra que la niña tiránica y profesoral promociona (con esa blondita en campana perfecta que pevertiría cualquier imagen clásica bien entendida de la Musa y que la embarra definitivamente hacia un algo institucional y correoso que palpamos en el ambiente). Una niña que domeña, que domina como dómine. Contra Natura. ¿Y por qué la poesía y no alguna otra cosa? Hombre, pues parece claro: vean los números de la pizarra (4+7= 11, un endecasílabo, pero matizado sabiamente, oiga; no cualquiera, sino el edificado sobre una base eneasílaba, y entonces otra vez el 9 debajo). Atiéndase a que la pizarra es prueba palpable del absurdo artístico, de la Antinaturaleza de una Autoridad-Niña, y por ello, Nativamente Pervertida, lo que la numeración dictada por el dedo de la Niña-Musa sugiere y reduplica, por si ya no estuviera lo bastante autorizada desde el eficaz tensor del almidón: ¡cómo se le levanta el vestidillo! (Dice en la pared: II, romanizando, y sigue, 2+9, otra vez el endecasílabo de base eneasílaba; y lo confirma el 18, o sea, 11+7, la combinación canónica del italianismo versal clásico). Estamos consternados.
La Niña Musa ordena, institucionaliza, jerarquiza y pontifica una poesía medida y seguramente también rimada (eco entre pared y la pizarra). Frente a semejante imposición brutal, la pobre y desvalida naturaleza: ese desnudo caballo aherrojado por el dedito maligno.

Spanique dijo...

Estooooo, que lo de escucha este texto, pues que no me funciona.... Utilizo el "nozilla"

Harry Sonfór dijo...

Oiga, es verdad, Spanique, que ya no va. Ayer iba de maravilla... pero nada, hoy ya no. Gracias por avisar. Ya lo he borrado y santas pascuas...
Ay.

entrenomadas dijo...

Jo, la niña me da miedo y el pobre caballo pena. ¿No hay un juzgado de guardia para estas cosas?

Y sobre el fotógrafo de animales. Le pongo yo un trajecito a uno de mis gatos y me suelta un bufido que se oye hasta en Berlín.

Amo a los animales, pero como animales, en eso radica su belleza.

Un saludo,

M

Harry Sonfór dijo...

Bienvenida, Entrenómadas. Sí señora, por eso puse la foto, para dar miedo. Y cuanto más se mira, más miedo da. La cinta de vídeo de la película «The ring» al lado de esta foto es un nada.
¿La ha vuelto a mirar otra vez? Así es, cuanto más se mira más miedo da.