domingo, 14 de septiembre de 2008

Solucionado el problema de espacio en el arca de Noé



Extracto de un artículo de Antonio Cruz, de la Iglesia Evangélica de Betel:

¿CABRÍAN TODOS LOS ANIMALES EN EL ARCA?
Hemos dicho antes que el arca podría desplazar aproximadamente unas 24.000 toneladas. Se han efectuado los cálculos pertinentes y esto equivale a ocho trenes de mercancías con 65 vagones cada uno. Cada uno de estos trenes puede transportar 15.000 animales del tamaño medio de una oveja. (15.000 x 8 = 120.000) ¿Cuántas especies existen en la actualidad? Según Erns Mayr existen unas 17.500 especies terrestres. Si multiplicamos por dos, ya que eran macho y hembra, tendríamos 35.000 animales que cabrían en 146 vagones de tren especialmente preparados.
Los insectos son 850.000 especies, es decir, 1.700.000 insectos que cabría en 21 vagones más. Con lo que tendríamos: 146 + 21 = 167 vagones en total. Es decir, todos los animales cabrían en el primer piso del arca. Noé y su familia en el segundo y aún sobraría el tercero para el transporte de alimentos y para actividades recreativas.
No había problemas de espacio, porque además las especies de entonces no eran tan numerosas como hoy. Debemos también tener en cuenta que los animales acuáticos no era necesario que estuviesen representados en el arca.


Si les queda alguna duda sobre cómo subsistieron en el arca los pobres animales carnívoros, aquí encontrarán las respuesta:

Los animales vegetarianos no plantearían serios problemas, pero, ¿y los carnívoros? Desde luego, para Dios todo es posible, pero creo que podemos dar una solución que satisfaga nuestras mentes. Dios pudo actuar sobre el metabolismo de algunos animales –los carnívoros- para que pasaran la parte más tempestuosa del viaje en estado de vida latente, es decir, en hibernación.

Donde no llega la pseudociencia demente y retrógrada de estos iluminados, llega la mano de Dios, que lo puede todo. Están tontos. Pero tontos. Bueno, tontos pero manipuladores.

En la foto: una pareja de avestruces (Struthio camelus skeltericis, Linnaeus, 1758), macho y hembra, a punto de entrar en el arca, conducidos por Sem (sentado en el carro), con su hermano Jafet (en la izquierda de la imagen); los dos, hijos de Noé, único hombre que nació ya circunciso por la gracia de Dios.

8 comentarios:

Yahuan dijo...

y las aves??? Me parece espantoso y me espanta. Se inventan una teoría basada en la imaginación y después se lo toman en serio, lo cual es peor. Y además una teoría que no está bien trabajada, a ver, ¿cómo consiguieron llevar al arca a todas las parejas de insectos?, ¿y al oso polar?

Se sabe que hubo un diluvio en aquella época, pero no universal, no hace falta dar por supuestas y por canónicas creencias que surgen por no ser estrictos.

Vamos, pienso yo.

Trikki dijo...

Oiga Harry, que yo venía a preguntarle si ha probado usted la carne de avestrúz, pero qué cosa más tierna que se rompe con el tenedor, rica pero rica, por la gracia de Dios supongo.

Badil dijo...

¿Y los peces de agua dulce?....¿Un azucarillo?...¿Y es aquí donde ceó Dios a los animales coprófagos?...¿O tambien calcularon el peso añadido de las mierdas (con perdón)?... ¿Y los animales chupasangres?... Saldrían de ronchones la familia de Noé como pa inventar el traje de lunares...

Anoushka Shankar dijo...

Buenas noches, señor Sonfór. Venía a contarle una cosa del Arca de Noé, pero antes permítame que le diga que no sé qué le habrá hecho usted a mi hermana Norah, que no para de llorar. Desde que la obligaron a tocar el saxo con siete años, no la había visto tan triste. En fin, a lo que iba, tengo en mi poder un libro maravilloso que leo cuando me encuentro algo triste. Le hablaré de él seguramente en más de una ocasión. Para mí es una de esas cosas que cuando te pilla el cuerpo con el puntillo un poco bajo dices «oyes, pues me voy a leer al Hans-Joachim Zillmer y tal». Antes ponía el dividí de El Guateque o el La Vida de Brian, pero desde que me aficioné a la cosa precámbrica ya siempre voy a por el libro del Hans «Darwin se equivocó». Es muy diver, sí. Le transcribo una cosa que pone sobre los perros y el Arca de Noé. Usted se estará preguntando por qué sobre los perros. Bien, yo se lo contesto. Es que hoy en casa ha aparecido una cosa perruna con moño y no sabemos qué hacer con ella. Es del tamaño de una cucaracha (precámbrica, off course) y por más que busco a sus dueños, que estarán llorando su pérdida por el vecindario, no hay manera de encontrarlos. ¿Dónde estaba que me he perdido? Ah, sí, la cita del Hans: «Dado que según la ciencia todos los perros descienden de una única hembra, involuntariamente nos viene a la mente el arca de Noé y las parejas de animales que se salvaron a bordo de ella. Es un paralelismo que da mucho que pensar». Y después se quedó tan pancho.

Oiga le pongo una foto del perro y de una amiga mía que se llama Pk., por si alguien conoce al dueño. Del perrito, me refiero.

http://1.bp.blogspot.com/_dgseAAzROIY/SM1-VobzY5I/AAAAAAAAAn4/peRvP-DOBsM/s1600-h/Pk.JPG

Harry Sonfór dijo...

Yahuan, todo tiene su explicación viniendo de los evangelistas. La Tierra, antes del diluvio, tenía un clima uniforme en toda su superficie:

«La tierra antediluviana estaba cubierta por una capa de agua (vapor de agua muy denso), en la atmósfera, a nivel de la tropopausa (que está situada entre 6 y 17 Km., por encima de la superficie terrestre), que creaba un efecto de invernadero sobre el planeta.
Este fenómeno habría producido un ambiente más favorable para la vida:
Aumento del tamaño corporal: mariposas de 50 cm.
Aves de 75 m., que ponían huevos de 28 cm., de diámetro.
Aumento de vida media: hombres longevos (Matusalén) debido a la poca radiación cósmica peligrosa que recibían.
Ausencia de enfermedades. Etc».

Como no había polos, Yahuan, tampoco existían los osos polares. Los osos polares son postdiluvianos. Como la gente decente estima que los osos polares aparecieron en el Pleistoceno, lo del Arca de Noé suponemos que fue anterior. Asunto apañado.
Lo único que se necesita para meter en el arca todas las especies de insectos es mucha paciencia (que a ojo de buen cubero serían 1.900.000 ejemplares, si contamos los machos y las hembras de las especies conocidas; o unos cuarenta millones si contamos la estimación de especies que el ser humano aún no ha descubierto, que como aún no a descubierto o identificado pues igual no entraron el el arca y se quedaron todos junticos junticos sobre el pico de alguna montaña muy alta esperando que bajara la riada). En todo caso, todo es posible en una época en la que había gente que vivía unos cuantos años más que ahora debido a la poca radiación cósmica peligrosa que recibían, como Matusalén (969 años).

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Trikki, pues no, que no he probado la carne de avestruz. Sí que leí que había que hacerla poco para que quedara tierna, que si se hacía mucho se ponía dura como una piedra, pero oiga, no, que no la he probado.

Harry Sonfór dijo...

Badil, imagino que los animales coprófagos estarían encantados de la vida dentro del Arca, imagine usted con tanto bicho y tantos días la cantidad de fiemo que se puede amontonar. Así que sí, los animales coprófagos entraron en el Arca y salieron encantados, en un crucero de lujo decían que habían estado.
Para los animales chupasangres imagino que Noé ideó unas jaulitas para contenerlos. Las jaulitas contenedoras de los animales chupasangres se llamaban. Es sabido que hay especies de pescaos anádromos, que lo mismo un día los tienes en el río que otro están en el mar (que estar están, pero se quejan del sabor del agua todo el rato y ponen los ojos así achinaos). Dios pudo hacer que en ese momento todos los pescaos vivieran en las mismas condiciones tanto en el agua dulce como en el agua salada. Luego ya, acabado el diluvio, los volvió a cambiar a su estado original.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Anoushka Shankar, qué guapas que salen las dos en la foto. Que me alegra mucho que entre a saludar, Anoushka Shankar, que sabe usted que admiro mucho a toda su familia. Del asunto de su hermana prefiero no removerlo, pues ya le dije en su momento que lo nuestro no podía ser y que es mejor que lo tomemos como algo que forma parte de nuestro pasado. Pero sabe que la estimo como a nadie. Usted también lo sabe. También la estimo a usted. Y a su padre también.
¿Y cómo se lleva la perrica con el perrico?