miércoles, 15 de octubre de 2008

Curso de Nueva Cocina Aragonesa

Si desean ver el primer capítulo del Curso de Nueva Cocina Aragonesa, pinchen aquí.
Si desean ver el segundo capítulo del Curso de Nueva Cocina Aragonesa, pinchen aquí.
Si desean ver el tercer capítulo del Curso de Nueva Cocina Aragonesa, pinchen aquí.

Recetas sencillas y prácticas que encandilarán a sus invitados.

20 comentarios:

Badil dijo...

Todo muy bien , pero haga el favor de devolverle el payaso de cristal a mi madre, que no sabía yo que fuera usted cogiendo cosas de casas ajenas pal atrezzo. Oiga ¿y a la tercera receta no podríamos llamarla "hueso y raspa"?

Trikki dijo...

Oiga Harry, que no me ha puesto la temperatura del horno, que tengo una duda terrible con la temperatura del cordero al horno,
y si es la misma sea costilla, pierna o paletilla.

Por otra parte, ¿ha probado el cordero Irlandes?. Si no lo ha hecho no lo haga, que por aquí se vende mucho.

Y por cierto, quería decir también ¡que rizos más hermosos¡

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Trikki, yo no me fiaría mucho del cocinero yoyas que presenta la serie, pues la mayoría de los cocineros no paran de repetir que en la carne la sal se echa después de cocinada, que si no pierde jugos, y este cocinero dice que hay que echarla antes. Yo no me fiaría.
En todo caso, Badil, el nombre «mar y montaña» es un clásico cajón de sastre que vale para cualquier plato que lleve un poco de pescao y un poco de carne terrestre.
¿Que también su madre tiene el payasito de cristal? ¿Y el gallo portugués? ¿tiene el gallo portugués?

Harry Sonfór dijo...

Qué dilema más grande, que no sé si comprarme el libro ganador de Fernando Savater o el de Ángela Vallvey.
.
.
.
Venga va, ya está. Ninguno de los dos. Ni pa ti ni pa mí, ni pa mí ni pa ti. Nada.
Decidido.
A otra cosa.
A dormir que me voy, que ya va siendo hora.

Trikki dijo...

Oiga, que yo no soy cocinero, pero el cordero lo pincelo con agua y sal antes de meterlo al horno, así, como usted le dá con la brocha a ese maldito trozo que se queda junto al tapajuntas de la puerta cuando pinta, pero a la pierna."Aliba, abajo" como dijera el gran maestro Miyagui. Ale, ya me ha dao hambre, ¡por su culpa¡.

Helter dijo...

Tengo una duda sobre el ternasco. ¿Qué era lo primero que hay que hacer?

Harry Sonfór dijo...

Pues miren si tengo dudas yo, que la última vez que comí ternasco creo que fue hace cosa 23 años lo menos.

Yahuan dijo...

harry, creo que hace muy bien en no comprarse ninguno de los libros relacionados con el premio Planeta de este año.

Sobre la cocina aragonesa..., pues hombre,no sé, no sé.

Miranda dijo...

El cordero, si es de leche, hay que ponerle un poco de agua en el fondo o en una recipiente dentro del horno si se es purista.
La temperatura baja, muy baja, y dejarle hacer...NO NECESITA SAL.

Si no es de leche admite bien que se le resobe con algo de aceite y que se le incrusten unos dientes de ajo donde haya magro.(se le puede echar algo de sal, pero es tontería...)

La temperatura menos baja...y dejarle hacer.

Por el amordedios, nunca hagan cordero al horno en un horno de gas.
Si así fuera la cosa vale más hacerlo en una buena cazuela (tapado) dándole unas vueltas de cuando en vez.

La carne de cordero engaña. No está hecha cuando no sangra, está hecha cuando se churrusca por fuera y dentro es mantequilla.

Como mañana es sábado compraré...
....
NECORAS, GAMBUSINOS Y TXNAGURRO !!!!!!
...para cenar.

(cuando vuelva Harry del hospìtal tras este ataque de alergia provocado alevosamente, me perdonará...seguro...yecrua...ejm...)

Beso.
M.

Harry Sonfór dijo...

No se preocupe, Miranda, ahora mismo estaba leyendo en un libro sobre el por qué del color rosa anaranjado que tiene la carne de los salmones, y la cosa es que se ponen malos de comer krill, que son unos camaronicos pequeñicos y de ahí les viene el color. Como los salmones de piscifactoría no comen krill sino comida para salmón de piscifactoría, pues para quitarles el color pocho les dan de comer comida con colorante rojo y santas pascuas. De ahí que una trucha normal se pueda convertir en trucha asalmonada en un plis plas o en un échame aquí este colorante. Que cosas.
Yo últimamente debo de tener la carne color café Nespresso, que llevo unos días un cafecito va un cafecito viene. Y así me va, mire que horas, yo queriendo dormir y que no hay manera. Eso será tu cociencia (me dice mi conciencia), pero no, que no puedo dormir por los cambios horarios marcianos que me hago y por los cafeces.
Ay.

Harry Sonfór dijo...

Hace un tiempo, un amigo hostelero le decía a la señá Helter que había restaurantes que al ternasco le echaban ajo y perejil y que aquello era un anatema muy grande. Yo me quedé así como que no entendí la cosa, pero luego pensé que igual la gente comedora de ternasco lo que valora en un ternasco es el sabor a ternasco, y por eso que haya que comerlo sin más añadidos. Digo yo que será por eso. En todo caso, a mí lo que me gusta es el ajo y el perejil, y sería capaz de chupetear la pierna de Paulo Coelho si la llevara toda ella con una capa crujiente de ajo y perejil (bueno, no sé si a tanto llego). O sea. Que para mí lo bueno es el ajo y el perejil y lo otro es lo que se pone debajo del ajo y el perejil, que es lo que e suele valorar, pero donde esté el ajo y el perejil, que se quite todo.

Badil dijo...

pos en el pueblo de mi madre (una santa) cuando íbamos a comer al ojillo ( porque estaba el ojo y el ojillo. Que el ojillo debía ser porque estaba más lejos) hacían brasas de carrasca y asaban las costllas y las chuletas y cuando estaban hechas les pasaban con la mano del almirez un poquico del majao de ajo, perejil y una miaja de vinagre que habían machacao al efecto. Y la sal ni antes ni después, entremedio, mientras se deshacía la grasilla sobre las brasas.... Una cosa les digo: con sal o sin sal, con majao o sin él, el ternasco en brasa de leña. Este es el cordero de dios que quita los pecaaaaaaados del muuuundo.....

Marieta dijo...

Pero qué cocinero más guapetón!!

Le voy a grabar a mi madre estos vídeos en un DVD, con su permiso, que la pobre hace un ternasco as-queroso!!!

Arkab dijo...

Que ya voy llegando, que ya mismo estoy aquí. Y con una alegría muy grande porque el otro día en Valladolid comí en un restaurante (bueno, en la barra de un restaurante que me he dado cuenta que así se come y se bebe más, más variado y más barato) y tenían Boletus edulis y le pregunté al camarero si eran Boletus edulis y me dijo que no sólo eran Boletus edulis sino que además eran los primeros del año que le acababan de llegar, y le dije al camarero pues ya nos está poniendo Boletus edulis a la plancha que si no mi Harry me va a estar dando collejas hasta el día del Juicio Final. Y, efectivamente, los Boletus edulis son lo más grande. Bueno, lo más grande de todo es Norah Jones, pero después van los Boletus edulis, no le digo más.

Harry Sonfór dijo...

Muy bien, Marieta, tiene mi permiso para grabarle los vídeos a su madre si eso mejora sus artes culinarias.

Harry Sonfór dijo...

Qué alegría más grande, Arkab ¿no volvía usted el 21, que lo dijo su Pk?
Y bien, lo más grande no son los boletus edulis que se ha comido sino los gusanacos gordos con sabor a boletus edulis que llevarían los boletus edulis. El boletus edulis es la seta más grande que hay, sí, y gusta mucho su sabor, su textura y su aroma. El problema es que a los gusanacos también les gusta mucho su sabor, su textura y su aroma y es difícil encontrar un boletus sin gusanaco. Yo para eso de las setas soy un desastre, y las limpio tanto, con tanto esmero y tanta paciencia que cualquier cocinero me mataría a collejas si ve la de cosas que tiro de cada seta. Las parto por la mitad, las voy laminando a trozos pequeños, gusano que pillo gusano que saco, trozo agusanao que veo trozo agusanao que quito, que si por aquí pasó un gusano hace diez días pues también le quito este cacho... y como encima los boletus baratos no son pues me sale la torta un pan. Y entonces tengo a mi señora detrás que me dice «pero si nadie los limpia tanto» y yo ahí, orgulloso, levanto la barbilla y digo «pues yo sí». Pero eso, me alegra mucho que haya probado los boletus y además espero que fueran carnosotes, hermosos y frescos, que es lo más grande que hay.

angelillo dijo...

Creo reconocer a Ferrán Adriá en sus años jóvenes en el vídeo, ¿verdad? si no es Ferrán Adriá es alguien que se le parece mucho, como Camarón.

Harry Sonfór dijo...

No sé, Angelillo, a mí me recuerda más al Yoyas, pero todo puede ser.

Anónimo dijo...

hola, soy pilar, la compañera de fatigas de javier tintaura, por cierto , muy bueno el cursillo de cocina aragonesa, la salsa agridulce de rechupete!
queremos más capitulos,(esq tengo unas cuantas sobras por la nevera y no se q hacer con ellas :))

Harry Sonfór dijo...

¡Hola, Pilar! encantado de verte por aquí. Habrá más recetas del curso de cocina aragonesa, lo prometo. Mientras, deje usted las recetas que quiera, que por aquí hay unos cuantos cocinitas.