viernes, 31 de julio de 2009

Horchata

Mi hermano José y yo atravesamos el océano Atlántico en el «Grapesbunch» y llegamos al puerto de Circa el 7 de junio de 1933. Llevábamos un cargamento de 5000 kilos de chufa en sacos y 3000 kilos de pasta de chufa con azúcar en grandes recipientes metálicos preparada para hidratar. Montamos un pequeño negocio en la Sexta Avenida, pero nos vimos obligados a echar la persiana ocho meses después. En aquellos años, los italianos habían introducido el lambrusco, una mezcla de vino barato azucarado al que le añadían gas carbónico; un bebedizo inventado para el paladar de los ciudadanos circenses (decían que les recordaba a los refrescos de cola). Volvimos a España con un cuarto de la mitad del material, una buena parte del producto se había echado a perder. La alta concentración de humedad en la ciudad fermentó la pasta de chufa en pocos días. Yo volví desolado. Mi hermano José volvió con la que meses después se convertiría en su esposa, Diane.
«Los Rocafort Moncadell, memorias de una saga de horchateros», pp. 205-206. Ediciones Faitana, Valencia, 1973.

Niños del Orfanato Estatal de la ciudad de Circa degustando las propiedades de la horchata valenciana en el caluroso agosto de 1933. Fotografía de Margareth A. Stafford.

12 comentarios:

Spanique dijo...

El Sr Sonfór me mata :-)))

www.marisalanca.blogspot.com dijo...

¡ja,ja,ja! has cambiado la cerveza por la horchata! ké bueno!

Arkab dijo...

Dios, qué cosa más grande. Además alabo el gusto de los ciudadanos de Circa evitando la azulejería de Mensaque en sus paredes.

Oiga, Harry, esta chica que atiende por Spanique parece muy fan de usted. Pero muy fan fan, oiga.

miguelgato dijo...

Lo próximo escribanos algo ameno sobre las gasiosas del Tigre y el agua de litines pa que se lo beban los niños estos de Circa.
Vuelvo a preguntar: ¿Que las dá?

laMima dijo...

Yo he comido chufa a palo..nunca horchata. No sé por qué.
¿Es grave?
Fdo. Cervezaforever

Harry Sonfór dijo...

Jopetas, laMima, pues ya es hora de que pruebe la horchata. La puede hacer en casa, si quiere. Coge chufas, me las pone en remojo toda la noche, luego las tritura y las cuela y ya tiene horchata. De crío me gustaban mucho las chufas así comidas y creo que buena parte de mi infancia la pasé echando chufas secas en un vaso de duralex con agua y mirando cómo se ponían gordas para, al día siguiente, comérmelas. Ahora, ese cris-cris cristalino en las muelas me da un poco de dentera, como el coco, pero el sabor me gusta igual. ¿Y si de prnto prueba la horchata y descubre que es su bebida favorita?

Harry Sonfór dijo...

Gaseosas del tigre puedo dar, Miguelgato, que tengo siempre en casa. Y agua de litines también he tenido, sí. Cualquier cosa efervescente, oiga, que me priva. La sal de fruta mismo, madre si me gusta. Este verano ando enganchado al Vichí catalán, que si no veo dos botellas en la nevera ya me pongo nervioso.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab, así entre nosotros, que es la primera vez que una chica me dice eso de «usted me mata», pero que me ha gustao, ojo.

Harry Sonfór dijo...

Huy, y se puede hacer con cualquier otra bebida, marisalanca, con nestea, con cuba-libres, con de todo se puede hacer.

filomeno2006 dijo...

¿Parientes y trastos viejos? ¿Pocos y lejos?

Harry Sonfór dijo...

Qué gran verdad, filomeno2006, sea usted bienvenido.

filomeno2006 dijo...

Gracias. Un abrazo.