martes, 3 de mayo de 2011

Sueño de otro

Delante de mí, sobre una mesa muy baja, hay depositado un aparato de cristal con una forma extraña. Parece estar lleno de agua, y alguien, no sé muy bien quién, me explica que el líquido tiene el poder de convertir en transparentes a cuantos animales se sumergen en él, sin perder por ello la vida. Esto me causa sorpresa, y como es natural, manifiesto mis dudas. Un gato maúlla en una esquina de la habitación. Lo tomo en mis brazos, lo deposito dentro del aparato y examino el resultado. Pues bien, veo cómo el animal, poco a poco, va perdiendo su primer aspecto para volverse tan luminoso, translúcido y diáfano como el cristal. Parece sentirse muy a gusto dentro del recipiente; flota, se estira, y en seguida atrapa a un ratón, también transparente como él, que apenas puede verse. Con la transmutación que se ha operado en estos dos seres, puedo distinguir cómo los restos del desgraciado roedor bajan, lentamente, por el estómago de su feroz adversario.

Sueño de Léon d'Hervey de Saint-Denys (1822-1892), sinólogo, escritor y onirólogo, citado en El mundo bajo los párpados, de Jacobo Siruela, Atalanta, Vilaür, Girona, 2010.

12 comentarios:

Spanique dijo...

Ya sé que lo he dicho treinta veces pero es que la gente que tiene sueños así me da mucha envidia, yo no me acuerdo nunca de lo que sueño, joooo. (Aunque me empiezo a preguntar si son sueños de verdad o se lo inventan, para qué lo voy a negar)

Anónimo dijo...

Tontadas. Aquí el que sueña del coplero es el señor Miguel Gato. Mire, mire...

http://cuandonoando.blogspot.com/


Tojunto

Vicente dijo...

Siempre ve usted lo que hay que ver, ¡aunque esto sea invisible!

Anónimo dijo...

¿Que esta mañana han presentado en los zárágozás el pan de bagazo de cerveza? ¿Alguno sabe lo que eso es?


Tojunto

Harry Sonfór dijo...

Pues seguro que tiene sueños, Spanique, ahora lo que debe hacer es buscarlos recién se levante, como hacen los onirólogos.

Harry Sonfór dijo...

Hombre, Tojunto, el sueño del zumo de gorila es inigualable.

Harry Sonfór dijo...

¡Ole qué piropo, Vicente!

Harry Sonfór dijo...

Hombre, Tojunto, pues como su propio nombre indica es un pan cuyo ingrediente principal es la cáscara de la cebada (vale, lo he buscado en el RAE). Pues un pan bueno para el tránsito intestinal sera, con mucha fibra. Venga fibra y venga fibra.

Anónimo dijo...

¡Ah!, pan negro de cebada. Acabáramos.


Tojunto

Anónimo dijo...

¿Viva el transparente Odón de Buen!

Harry Sonfór dijo...

Lo que viene siendo el pan que se lo pones a uno que ha pasado la guerra y te lo tira a la cara, sí, Tojunto.
En breves descubrirán el pan de patata, deles tiempo.

lady in the radiator dijo...

Oh, ahora necesito leerme ese libro.
Yo he soñado hoy que un gato-pelota (jamás había visto una gata así de gorda, que ni podía apoyar las paticas en el suelo), blanquica, saltaba dentro de mi casa. Me extrañó que subiera, pero decidí ir a por una caja de cartón para darle una cierta intimidad para el peludo parto. Al volver con ella ya habían nacido unos gaticos. Uno de ellos tenía la cabeza aplastada, pero estaban bien y eran muy ricos.

¿Conoce ese cómic titulado El Gato con la cabeza más grande del mundo, de Roman Dirge? Ya se lo pasaré, una monada.