martes, 1 de abril de 2008

Del derecho y del revés


En la foto, Helena P. Blavatsky (1831-1891) y Henry Steel Olcott (1832-1907) en Londres, octubre de 1888.

30 comentarios:

Arkab dijo...

Oiga, Harry, que quería pedirle permiso para quitar esta noche la foto de Franky Ribery que he puesto en mi blog para enlazarle. Pero que si a usted no le parece bien no la quito. Eso sí, a mí me hacía ilusión ponerle para mañana la de Hans Christian Andersen, que es su cumple, ahora bien, como le veo encariñao con Ribery, y yo soy su siempre seguro servidor franquiciado, pues eso, que hago lo que usted me diga.

Badil dijo...

..el rayo traspasa el huevo virgen,hace estremecer al huevo eterno y desprende el germen no eterno que se condensa en el huevo del mundo...el luminoso huevo cuaja y se esparce en coagulos ...
Muy bonito el mensaje .Y esperanzador oiga. Pero que no me cambio. Soy pastafari y el monstruo de espagueti volador mi único Dios. (Bueno con un altar para Unicorno rosa invisible, ella que rapta los calcetines)

Helter dijo...

Joer, qué miedo. Como pa invitarles a cenar a casa.

Trikki dijo...

Oiga Harry, háganos usted el favor de ahorrarnos preguntarle día tras día quién es el de la foto, seguro que usted tiene maña para poner por ahí un letrerico aunque sea para mirar con lupa, que me tiene pillao el de la foto de hoy por que me suena y no consigo definirlo.

Harry Sonfór dijo...

Arkab, yo ahora me había encariñao con Franky Ribery, que no lo conocía, pero bien, si usted quiere cambiar la imagen está en su derecho franquicio. Lo de ayer era más bien por contarle algo futbolero a Helter.

Harry Sonfór dijo...

Trikki, si usted es pecero seguro que tiene un botón en su ratón que si lo coloca sobre la foto le dirá el nombre que lleva. Bien, ahí, en el nombre de la foto, verá el nombre del personaje celebrado en su día más su fecha de nacimiento o su fecha de defunción. Hoy toca Lon Chaney, que era un señor del mundo del teatro de miedo que hizo muchas películas recreando los monstruos de toda la vida. En muchos casos, fue el primero. El mismo Ibañez Menta era fan de Chaney y mucho le debía, pues sus caracterizaciones para teatro eran del estilo. Usted le da la botón, o se copia la foto en su escritorio y, placa, le saldrá el nombre.

Harry Sonfór dijo...

Hablando de famosos, miren qué video promocional más bonito:
http://www.rincondelosfamosos.com/view.html?id=17222

Marieta dijo...

Qué bonito Harry!! Se me arrasan los ojos!!
Ahora, avise usted a sus amables lectores de que vean el vídeo hasta el final, que a una le dan tentaciones de darle un clic al botón del ratón en el huequico donde se da clic para cerrar la ventana, avasallada de tanto desparpajo y naturalidad de la protagonista.

Trikki dijo...

Gracias Harry por la información.

Oiga, he investigado para ver de qué me sonaba y sólo he visto "el fantasma de la ópera", por lo que me dá que lo he confundido con alguién, pero si me llama la atención que en poco tiempo, hiciera más de 150 pelis (según wikipedia).

Yahuan dijo...

No tengo el gusto.

Desconocido totalmente para mí, ahí mi incultura.

Harry Sonfór dijo...

Pues su jorobado de Notre Dame es sin duda el mejor de la historia del cine. Si pueden verla, hagan el favor de no perdérsela.

txe dijo...

teósofos?

Harry Sonfór dijo...

Los de la foto sí, Txe, los que estamos por aquí no, que yo sepa. Eso no quita que en su momento me leyera los cuatro tomacos del «Isis sin velo» de la Blavatsky para ver de qué iba la novela.
Si eso y si les da pereza leerla, ya les pongo el final del cuarto tomaco:
«Pero la noche eterna planeaba en todo y sobre todo, y nosotros pasábamos de lo visible a lo invisible. Nuestro ferviente anhelo ha sido enseñar a las almas siceras a descorrer el velo, para que el resplandor de aquella Noche transmutada en Día contemplen serenamente la VERDAD SIN VELO [estas últimas, en versalitas reales].
De la edición de 1975, Editora y distribuidora Mexicana, México D.F.

Bienvenido, Txe.

Anónimo dijo...

harry, céntenos la historia de annie blesant y la blavatsky juntas de paseo de compras por parís de la france a buscar joyas para vestir a isis y a otras sofías varias, y que acabaron como el atizador de wittgenstein o la julia roberts haciendo de pilindingui por las tiendas más cremdelacrem que había por la zona
cuéntenosla, por favor!

anónimo k, reportero sin reportaje

Harry Sonfór dijo...

Oiga, K. cuente usted esa historia, que yo no la tengo fresca. Y de paso cuéntenos también la del atizador, que servidor nunca ha tenido muy claro si ganaba Wittgenstein o el otro, el que tenía apellido de dronga afrodisíaca. De verdad que nunca lo he tenido muy claro.

Helter dijo...

Esto de Isis sin velo, ¿era un número de estriptís de la época? ¿se conserva algún documento filmado del evento? Espero que la del estriptís no fuera la Blavatsky...

Badil dijo...

Tampoco mejoraría la cosa si el del striptis es el SteelOco.
La "pájara" que lleva en la cabeza el "pavo" es más grande que el zunzun de Arkab

Harry Sonfór dijo...

No se me revolucionen. «Isis sin velo» no es más que un compendio de ideas sobre religión, vedismos, mitología, magia, mística, espiritismo, esoterismo y más cosas todo junto al estilo sopa minestrone. Ojo, que la obra sigue siendo muy influyente, que aún hay por el mundo una jartá de gente neo-esotérica, neo-brujita y neo todo eso.

Badil dijo...

Y de neo-abducidos por el cogote.
Y el pasaje esé del huevo que cogí es purito Ferrán Adriá. Dios mio cuánto que agradecer.

Anónimo dijo...

Club de Ciencia Moral de la Universidad de Cambridge, 25 de octubre de 1946. Karl Popper -recientemente llegado a Inglaterra- se dispone a hacer una exposición con el título "¿Hay problemas filosóficos?". En la habitación, además de Popper, se encuentras otras dos de las mentes más poderosas del siglo XX: Bertrand Russell y Ludwig Wittgenstein, l'enfant terrible de la filosofía al que Popper se dispone a provocar. En su Tractacus logico-philosophicus, Wittgenstein reducía la filosofía a la mera función de desmontar los errores que ella misma creaba: para el primer Wittgenstein, la filosofía no era más que la filosofía analítica y lo demás, estupideces. Con ésta frase acaba el Tractatus: De lo que no se puede hablar, se ha de callar. Wittgenstein es el filósofo más carismático que ha dado el siglo XX: asceta, engreido y con una capacidad de convicción capaz de hacer que varios estudiantes de Cambridge abandonarán su carrera académica para trabajar manualmente siguiendo sus consejos -o más bien sus órdenes-.

Sin embargo, Popper, que recientemente ha publicado su obra maestra, La sociedad abierta y sus enemigos, es de una opinión radicalmente distinta: la filosofía sí tiene que tratar de los problemas sociales; él mismo acaba de atacar de manera furibunda a un modelo social que él denomina sociedad cerrada -la antítesis de la democracia liberal que Popper defiende- a través de tres filósofos a los que critica: Platón, Hegel y Marx.

Popper inicia su exposición. El mismo título de la conferencia puede entenderse como un ataque frontal a Wittgenstein, sin embargo, al principio los wittgensteinanos de la sala parecen tomárselo peor que su propio maestro: él ya no está completamente conforme con su Tractatus. Pero cuando Popper empieza a hablar sobre diferentes ejemplos de problemas filosóficos, Wittgenstein estalla y le interrumpe: está acostumbrado a hacerlo. Popper que no está dispuesto a tragar con las impertinencias del asceta de Cambridge, le interrumpe a su vez; se establece una conversación entre ambos filósofos, en la que Wittgenstein los va rechazando por pertenecer o bien a la lógica o bien a la matemática. Y es en el momento en el que Popper habla de problemas éticos cuando Wittgenstein coge el atizador de la chimenea y blandiéndolo como una espada exclama: "¡De usted un ejemplo de regla moral!". La respuesta de Popper es palmaria: "No se debe amenazar con un atizador a los conferenciantes". Furioso, Wittgenstein abandonó la sala dando un portazo -cosa no demasiado extraña en él-.

Hay muchas versiones de esta historia, y, al más puro estilo Rashomon, todos asegurán que la suya es la correcta. Muchos wittgensteinanos aseguran que la broma de Popper fue después de que su rival saliera de la sala.

(fuente: cafemarat.blogspot.com)

así que quién ganó, no está muy claro, o sí?
k

Harry Sonfór dijo...

Nada, yo lo tengo igual de poco claro. Si se toma «No se debe amenazar con un atizador a los conferenciantes» como regla moral, vale, que igual gana Popper, pero no me diga que no es una regla moral cutre y pillada por los pelos.

Anónimo dijo...

Espérese a ser conferenciante y a que le amenacen con un atizador y verá si es una regla moral cutre o no, ya me lo dirá, ya.

OE

Arkab dijo...

Oigan, qué cosas más raras hacen los filósofos. Pero la historia, o lo que sea, es preciosa. Yo le habría puesto algo musical, por ejemplo, decir un par de veces "teoría wittgensteiniana (niana)". Resulta muy efectivo. Pero sólo lo digo para complementar el excelente relato del señor K., si no le incomoda a él. Pues eso.

Helter dijo...

Podría ser cosa de la traducción. Tal vez en lugar de amenazarle con un atizador, le amenazaron con una partida de poker.

Anónimo dijo...

sobre la bronca entre annie y la blavatsky, no tengo sino un recuerdo de haber oído o leído algo, pero esperaba que usted, señor harry, con su gran conocimiento, hubiera podido arrojar luz sobre esa cuestión.
creo que era en parís, antes de ir a la india a entronar a krishnamurti como jefe infantil del grupo, eso nos puede dar una pista de la época...
en fin, que si bien no se sabe si llegaron a agarrarse de los pelos, sí que debieron de tener una discusión sobre quién sería la principal educadora del futuro rey teósofo, que luego tan estético plante les daría
pero no, no tengo datos ni fuentes al alcance para a ellas recurrir...
k

Harry Sonfór dijo...

K., ese dato, si en algún sitio ha de estar, tiene que ser en el bonito y divertidísimo libro de Peter Washington «El Mandril de Madame Blavatsky», que es de lo más completo sobre pollos, discusiones y diferencias entre teósofos.
Además, ¡albricias! si escriben ustedes «El Mandril de Madame Blavatsky» en Google, les saldrá el libro entero en PDF.

Anónimo dijo...

no consigo hacerme con el pdf ese (se aceptan regalos), pero he encontrado esta web tan chula
http://www.blavatskyarchives.com/
seguimos con la historia
k

Arkab dijo...

Qué bueno y qué atento que es mi Harry: malico y tó cómo está y me pone a mi Agneta arriba. Cuídese o dígale al personal bilbaíno que le rodea que lo mimen. Y que le dé yogures, ibuprofeno y un beso en la frente de vez en cuando. Y no fume. Tabaco, no fume.

Voy a ver si encuentro un vinilillo de la Agnetta para el Parlophone.

Harry Sonfór dijo...

¿Que no ve el PDF, K.? mire en otras entradas, que yo al menos vi el libro en dos.

Harry Sonfór dijo...

Arkab, gracias por los consejos. Me estoy haciendo especialista en fabricar ilustraciones de test de Roschard con los pañuelos de papel. Cojo pañuelo de papel, me sueno, despliego el pañuelo y lo miro al trasluz de la pantalla del ordenador. No sabe usted qué formas más bonitas se pueden crear. Ojo, que no es un comentario desagradable, que echo unos mocos que parecen agua mineral de Jaraba, que ya de tanto estornudar y moquear creo que me estoy vaciando.