viernes, 18 de mayo de 2007

El acto de echar de menos

«Si hay algo que echo en falta es el sabor del té templado, cuando lo dejaba olvidado sobre la mesa y lo volvía a encontrar; el aroma de las flores de azahar cuando cae la tarde, el sol va cayendo y todo el cielo se vuelve naranja, y rosa, y también azul. También echo de menos los picores y el rascarse. Por echar, echo de menos las babas de mi perro que tanto me molestaban en ese tiempo y el dolor de espalda. Ahora, sin dolores, echo de menos hasta los dolores» dijo el muerto, que pese a estar muerto y no conservar el gusto seguía siendo un rato cursi.

9 comentarios:

Miranda dijo...

Hala!!!! que bien!!!
He tenido que ir, siguiendo la ruta, a tu perfil del pombocongo para encintrar esto.
BIBA!!!!

Te voy a enlazar para que vengan los que pasan por mi chisme.
BIBA!!!

Beso.

Harry Sonfór dijo...

¡BIBA BIBA BIBA! ¡Guapa Miranda!

Miranda dijo...

oye, he estado leyendo todo y es la recojodra de bueno.
Qué imaginación tienes y que bien todo.
Joder!

(tengo una cosa para vostedes, me tienes que mandar vuetra dire por correo)

Beso.

Marieta dijo...

Harry, por dios, haga algo con los anuncios de Google que le aparecen, que me ponen los pelos como escarpias!!

Marieta dijo...

Y ponga el reloj en hora hombre de dios!!!

Harry Sonfór dijo...

¡Virgen del Verbo Divino, qué sargento de semana se ha vuelto usted, Marieta, que no más entra y ya está mandando!

Marieta dijo...

Madre mía, tiene usted toda la razón Harry!! Qué tirria me ha dado leerme! ¿Sirve la excusa de la cosa hormonal?

Harry Sonfór dijo...

Sirve, Marieta, y la exculparé si usted publicita en su blog que mi blog altera las hormonas (me parece que es un buen gancho).

Javier dijo...

Harry, un abrazo.
Casi me has tenido que llevar de la mano, pero al final doy con la casa.
Delicioso blog.

Javi