miércoles, 13 de junio de 2007

Claude Cahun


Ahora ya saben a quién le deben media vida Marc Almond y David Delfín. Claude Cahun (Nantes, 25 de octubre de 1894 - Saint-Hélier, Isla de Jersey, 8 de diciembre de 1954), seudónimo de Lucy Renée Mathilde Schwob, sobrina del hermoso escritor Marcel Schwob, fotógrafa, escritora y artista (valga lo tercero como definición y para que no se confunda fotografía y escritura con arte, pues no tienen por qué ir de la mano), activista radical, condenada a muerte por participar en acciones de la resistencia contra la ocupación nazi y luego liberada, lesbiana, trisexual o andrógina, moderna como nadie. Redescubierta por la crítica en los años noventa y ya para siempre enorme. «Mi opinión sobre la homosexualidad y los homosexuales es exactamente la misma que mi opinión sobre la heterosexualidad y los heterosexuales. Todo depende de los individuos y las circunstancias. Yo reclamo una libertad general de comportamiento.» Claude Cahun, L'Amitié, 1925.

5 comentarios:

Arkab dijo...

Esto es muy interesante, Harry. Resulta que Claude Cahun tiene un seudónimo pero su nombre real contiene como apellido el apellido del seudónimo de su padre. Bien. Y lo que más me preocupa: a esta señora la coge un tal Conde Roa, que se postula como alcaldable de Santiago, y cierra España, de Compostela, y me la hace ursulina en un plisplás de plexiglás (esta preciosa palabra viene en el DRAE aunque tú no te locreas, que te lo juro por mis ninios).

Arkab dijo...

...donde digo "su padre", quería decir "su tío"... Y mi señora sin venir todavía, ¿dónde andará esta mujer que se me fue con el ninio chico a recoger diplomas de fin de curso y va a conseguir que escriba el Quijote esta noche por quedarme a esperarla? Yo me voy a acostar y que sea lo que Dios quiera mañana... Aighhh

Harry Sonfór dijo...

Es verdad, en ese caso debería llamarse Lucy Renée Mathilde Mayer, pero es comprensible que con un tío así sea buena cosa adoptarle hasta el seudónimo. En todo caso, su tío murió cuando la niña tenía 11 años, la influencia pudo haber sido o muy grande o muy pequeña (hago un recuento de la influencia de mis tíos ejercida sobre mí y, muertos o vivos, no saco ni para una tostada). Ahora imágínese andar por París en la época buena de los surrealistas diciendo «Ah, sí, mi tío era Marcel Schwob...». Sobre Conde Roa, servidor se intenta poner en el pellejo de la señora Cahun y me imagino que su respuesta natural sería orinarle sobre la pernera del pantalón con raya al estilo perro que se hace el despistado.
Y, por el amor de dios, dime si ya ha vuelto tu señora, que son las 2 y 21 minutos de la mañana y no he recobido noticia.

Miranda dijo...

Queremos de saber...


(con detalle)

M.

Miranda dijo...

He estado buscando cosas y caras de ella y me da miedo.
Pero miedo.
Me parece una loca peligrosa, de esas que te controlan te miran te dominan (o lo pretenden).
Y por otra parte me parece fea de cojones. Lo cual me lleva a pensar que tuvo que luchar muchísimo para hacerse entender.

Pobres...(los que la tuvieron que aguantar...).

Dicho esto.
Hay un tipo de fealdad agresiva que me puede. Es una fealdad con avaricia que me intimida (supongo que se trata de eso) y me recula hasta la impotencia...y desde esa esquina miro con miedo cada uno de sus movimientos...a ver si muerden.

Beso.

M.