sábado, 2 de junio de 2007

Más de lo mismo: hombres-lobo, licántropos y lobisomes


Más conocido es el hombre que por razones varias al convertirse en lobo muestra fauces de lobo (lo que en antiguo se llamaba «cerradura de loba» que es cuando la caja de los dientes se asemeja a la de estos animales), garras de lobo y vello hirsuto cubriendo la totalidad del cuerpo, pero hay otro tipo de hombres-lobo a los que se les nota poco o nada la conversión pues no muestran evidencia alguna de su carácter alobado. Se les hace llamar hombres-lobo y se dice de ellos que son más hombres-lobo que los mismos hombres-lobo, aunque a estos, al contrario que a los anteriores, les crece el vello hacia el interior y por eso resultan más peligrosos, pues al no mostrar su animalidad al prójimo nunca se sabe en qué momento tornan en hombre o en bestia. Plauto, y después Francis Bacon y Thomas Hobbes usándose de éste, dijeron «Homo homini lupus», que aunque no venga a mucho cuento, no me negarán que queda de fábula en este contexto. El crecimiento del vello hacia el interior puede surgir por varias causas, la primera, como antes apuntamos, por ser uno hombre-lobo; la segunda, por rasurarse la piel con cuchillas de afeitar o por practicar sobre el cuerpo la depilación a la cera. Cuando sólo es uno o unos pocos los cabellos que crecen hacia el interior, una buena solución es servirse de una aguja que previamente habremos desinfectado con la llama de una vela. Pincharemos en la zona (que suele estar infectada y se muestra más oscura o más abultada), hurgaremos hasta dar con el cabello e intentaremos sacarlo por vía antinatura, esto es, por el agujero que previamente habremos practicado con la aguja. Otra buena herramienta a considerar será una pinza de las que se utilizan para depilar, que nos ayudará en gran media a extraer el cabello rebelde. No debemos confundir al hombre-lobo con el lobisome, pues este último se diferencia del primero por su aspecto más descuidado, sus hábitos alimenticios (en buena parte, excrementos e inmundicias de las granjas y gallineros) y sus grandes orejas, mezcla de perro y cerdo que le crea un porte mucho menos ditinguido que el que lucen los hombres-lobo.

En la foto, Ringo da Silva, señalado con un círculo a la derecha. Ringo da Silva (Porto Alegre,1876-Nueva Orleans, 1958) entró a trabajar en el año 1902 como trapecista en el circo Rasmus (EE.UU), en el que realizó, junto a sus dos hermanos Jacobo «Zaco» y Bartolomé el número de "Los Fabulosos Hermanos del Aire". Tras 45 años de profesión dejó el trapecio aquejado de unas fiebres, que lo retuvieron en cama hasta el fin de sus días. Tres años antes de su muerte confesó que tras cumplir los 15 años y durante toda su vida sufrió frecuentes accesos de licantropía que le provocaban mareos, eccemas cutáneos y tormentosas migrañas. Como Ringo era un hombre-lobo al que le crecía el vello hacia el interior nadie le creyó ni le tuvieron en cuenta.

9 comentarios:

Sir Alsen Bert dijo...

Me gusta tu nick, pollo.
Y este post con pus y todo parece materia para la más pura filosofía.

(From Miranda)

Saludos

Harry Sonfór dijo...

Pues no se corte, sir alsen bert, y filosofe todo lo que desee. A servidor se le da mal, pero se intentará.
Saludos y bienvenido

Arkab dijo...

Genial, Harry; me ha recordado las Vidas Imaginarias de Marcel Swob. Genial, repito.

Miranda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miranda dijo...

JAJAJAJA!!!
Me ha encantado eso de que le crecía la pelambrera al interior.
Me recuerda a mi perro Iru.
Me explico.
Iru es tonto y pequeño, pequeño de naturaleza infantil.
Entonces dimos (Albertus y yo) en decir "pobre, es pequeño y tiene gafas", eso que se dice para que los mayores no te peguen...
Y un día uno, un ser humano normal, nos dijo "pero si no tiene gafas!!!".
Que colmo, un humano que no veía las gafas internas.
Ahora ya lo decimos todo seguido para que no nos den la lata con esas minucias, "pobreirupobrecitoqueespequeñoytienegafasinternas..."

Que cruz!
Beso.
M.

(la del tachamiento he sido yo y mis fiebres)

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

Miranda dijo...

Madremia!

Se pueden personalizar las camisetas hasta la simbiosis humanoide!!!

Tiene una ventaja, sabemos desde lejos muchas cosas del personalizado.
Jodo!.

M.

Harry Sonfór dijo...

Oigan, como me sigan piropeando así me van a ruborizar...

Marieta dijo...

Qué susto!! Cuando he leido lo de los pelos hacia dentro me he rascado las piernas a ver si había alguno, porque mira que me pasa! Pero luego he visto que no soy hombre lobo sino que es cosa de la cera.

Harry mira que me gusta este blog, la semana pasada venga a mirar y mirar y no ponía nada nuevo y mira que me entraba como una desesperación, una agonía como con sudores fríos y todo muy desagradable!!!