jueves, 12 de noviembre de 2009

Lugares recurrentes que aparecen cuando sueño

Una especie de paseo marítimo, con el mar a la derecha y una fila de casas bajas con locales abiertos en la planta calle. Entro en uno, bajando unas escaleras, en el que se venden sovenirs y objetos de inspiración marinera.

Una ciudad, que no me resulta desconocida. Subo por su casco viejo y callejeando descubro que toda la ciudad está ubicada a los pies de un enorme y escarpado risco que nunca había visto. Se hace de noche y hay fiesta en las calles. Subo por un sendero y veo la ciudad desde arriba, llena de luces, como si fuera en avión.

Ese mismo risco, de día. Subo por un sendero y en lo alto me encuentro con un viejo molino. Entro en él, está vacío salvo por unos pájaros que anidan y aletean por el techo. Salgo de allí y de pronto truena y se pone a llover como en las películas de Tarkovski. Las suelas de mis botas resbalan sobre la hierba mojada.

De nuevo, otro casco viejo, esta vez tiene aspecto castellano, o italiano. Hay una plaza cuadrada con porches que forman arcos Tudor. Es de noche y hay mucha gente en la calle, pues se celebra una especie de carnaval medieval con máscaras. La escena es muy cálida, pues está toda iluminada por antorchas. La gente baila y grita y hay una especie de actores vestidos de arlequines, como de Comedia del Arte italiana. Si me cuentan este sueño diría que qué sueño más jodidamente hortera, pero en el sueño no lo recuerdo así, es agradable, excitante. Salgo de la plaza con otras personas y llego hasta una plaza abierta en lo alto del casco. Es amplia, románica, de piedra gris con musgo y enredaderas. La luz es azul, pues amanece. Se oye el silencio y llevo un jersey gordo de algodón de color negro o gris.

Una plaza con una rotonda en el centro. Tiene edificios grandes que parecen embajadas y hoteles (o yo sé que son embajadas y hoteles). Circulan coches elegantes americanos de los años cincuenta, y la rotonda tiene palmeras y un jardín de estilo francés. Es verano y hace calor. Cerca hay unos porches y busco una papelera.

Una cafetería años setenta con ventanales. Para entrar hay que bajar unas escaleras metálicas con peldaños de madera. Las paredes están pintada en color marfil y tiene una especie de departamentos con mesas pequeñas y asientos tapizados de verde musgo. La luz es amarillenta y las mismas ventanas que dan a la calle están teñidas de un bonito amarillo yema de huevo. Miro a través de los ventanales y pienso que distingo mejor los detalles si miro a través de ventanales de color amarillo e ideo una rara teoría sobre el amarillo y la miopía. Llevo una chaqueta marrón de cuadros grandes.

Una playa de noche en invierno con un mar negro y picado que tiene una cabaña de madera en lo alto. Entro en la casa, que tiene una habitación pequeña de techo bajo, forrada en madera con una luz cálida. Hay mantas de colores y todo me gusta, pienso que todo lo que veo es muy sueco y me gusta y así se lo digo a la persona que me acompaña, que lleva un jersey de cuello alto y el pelo negro, liso y suelto. Hay un aparador con teteras y jarras de metal antiguas, pero que yo sé que están en uso.

18 comentarios:

lady in the radiator dijo...

la cabaña se me hace extrañamente familiar. Me pregunto si me habrá llevado la persona del pelo liso y el jersey de cuello alto.

miguelgato dijo...

Con lo facil que es soñar que la nieve ardía y cosas por el estilo y va usté y lo complica.
Yo suelo soñar también todo eso que dice, pero en mi caso los arcos son de estilo Carpanel.

Portorosa dijo...

¿Qué es una escalera metálica con peldaños de madera? ¿Qué es lo metálico?

Yo no digo nada, ¿eh?, no digo nada... pero usted está loco.

Harry Sonfór dijo...

Pues entre la persona del pelo liso y jersey de cuello alto y el señor cejudo de los sueños de Helter, al final va a resultar que tenemos todos los sueños preinstalados en packs de sueños recurrentes, Lady in the radiator.

Harry Sonfór dijo...

También sueño con arcos carpaneles, también, miguelgato. Ay, que vamos a estar programados.

Harry Sonfór dijo...

Es verdad, Portorosa: una escalera con estructura metálica y peldaños de madera.

Helter dijo...

Yo lo que odio es soñar que me levanto, voy al baño, me caliento el café, me visto, miro el reloj para ver lo tarde que es, echo a correr hacia la puerta y bajo las escaleras a saltos. Los nervios que paso, para luego despertar y ver que tengo que partir de cero otra vez.

anagadner dijo...

diossss, que llevo el pelo liso y cuello alto...ays¿seré yo y nomenterao?hoy no recuerso el sueño, no...no me acuerdo de lady ni de don harry...
es usté complicado de narices, pedazo de sueño...dicen que en los sueños, los edificios son representaciones de uno mismo, como uno se ve o se encuentra.Yo, no se que pensar...

Harry Sonfór dijo...

¿Que va a venir a la exposición o qué pues, anagadner?

anagdner dijo...

ainsss, no se que hacerrr, si ir a la exposición, si ir a la manifestación o ponerme a trabajr en las mazmorras de mi casa trabajo atrasado que tengo, y me pilla el toro y yo aquí ahora con su bloj de confianza, no digo que perdiendo el tiempo, que no que esto es enriquecedor y diverrrrrrtiiiido, pero si que estoy improductiva...
ainsss

A princesa no xardín dijo...

Qué variedad de espacios, interiores y exteriores, ciudad, mar y montaña... ¿estamos seguros que no lleva incorporada en el subconsciente una guía de viajes, Don Harry?

Otro día le cuento las recurrencias de mis sueños, ¿le parece?

Harry Sonfór dijo...

Cachis, al final ha decidido ir a la manifestación y luego a las mazmorras, Anagadner. Pues ha estao muy concurrido todo y muy majo de ver.

Harry Sonfór dijo...

Al contrario, A princesa no xardín, que lo que me pasa es que soy muy vago para viajar. Por eso será que sueño con sitios raros, que viajar me da mucha pereza...
Me parece más que bien que cuente las recurrencias de sus sueños. En realidad la idea de la entrada era esa misma, que ustedes contaran sus sueños. No ensoñaciones, ni deseos, ni relatos sobre sueños inventados. Sueños. Lo que se sueña. Esas cosas raras que fabrica el cerebro porque no se sabe poner en off ni aunque el que lo lleva se haga el dormido.

anagdner dijo...

No me diga eso, don Harry...que tampoco he ido a la manifestación y me he quedado en mazmorras total pa poco.Hay dias que las manos están como árboles y cunde poco el trabajo...Mas me hubiera valido cundir por la fiesta y sacar la carmen lom-ana que llevo dentro...
Me alegro por usté, si señorrr

Spanique dijo...

A mí me lo va a contar lo dejao que es don Harry para esto de los viajes :-)) A soñar menos y a moverse más

Besín

Harry Sonfór dijo...

Para mí que lo que ha dicho Spanique es una indirecta.

Spanique dijo...

"alguien a matao a alguien" ;-)))

Harry Sonfór dijo...

Nanonianoniano nanoniano niano nianooo...