martes, 29 de marzo de 2011

Ese donut deseado


En primer lugar, lo primero de todo, decirles que estoy muy contento, por varias razones. La primera, porque he descubierto que tengo nuevos seguidores y que uno de ellos es un carlino. Los seguidores de este blog saben que tengo una debilidad insana por los carlinos. Carlino que veo por la calle, carlino que me comería a besos, aunque siempre me contengo, que les recuerdo que soy alérgico al epitelio de los perros, entre otras cosas. Eso, el que no me convenga tocarlos porque si los toco y me llevo las manos a la cara se me ponen los ojos como tomates y me salen todo tipo de eccemas y asmas, creo que me sensibiliza aún más, que me gustan más aún como bichos besables inalcanzables. Algo me remueven por dentro los carlinos, que son como demonios cariñosos. Si Mijaíl Bulgákov hubiera pensado en un perro en lugar de un gato para su personaje Popota, seguro que habría elegido un carlino. Pongo la imagen, espero que me lo permita la autora, Mar, del carlino seguidor. Miren qué foto más buena. Anda que no cuenta cosas esa foto. Anda que no nos hemos sentido como este carlino más de una vez.
La segunda cosa que me tiene muy contento es que mañana metemos el primer libro de nuestra editorial en imprenta. En cosa de quince días estará impreso y encuadernado y nos dará tiempo para presentarlo en el día del libro, el 17 de abril (esperamos). Cuento con la mejor socia que se pueda imaginar y con un autor que escribe con una honestidad llena de hermosura que desencaja las coyunturas de los huesos en cada página. Más no puedo pedir. Que estoy muy contento. Así que pido a los amigos que me conocen que me dejen seguir con esta felicidad, tan a gusto, ahí sacando libros, que es lo que he deseado hacer desde los diez años, cuando me compraba mis primeros libros de Lovecraft de Alianza Editorial y temblaba de gusto con cada nueva cubierta de Daniel Gil y cuando me entró ese deseo malsano de sacar libros que, treinta años después, se mantiene fresco, como el primer día. No me digan que no es difícil eso. Aún recuerdo cuando, con el primer sueldo que cobré en una agencia de publicidad, me pude comprar Monstruos y prodigios, de Ambroise Paré, en tapa dura, editado por Siruela. Y la amabilidad, ese mismo día, de la dueña de una librería que ya no existe, que viendo que no me llegaba para comprar una humilde edición de Alicia con ilustraciones de Carroll, me lo regaló. Porque sí, porque tenía cara de posible lector. Nunca agradeceré suficientemente ese gesto. Algo siento, de corazón, que debo a todo eso.
Y a los seguidores, copón, que compren nuestros libros, si es a pares, mejor, que cuantos más libros vendamos, más libros sacaremos. Así está la cosa. ¿Que dónde pueden comprar nuestros libros? en las mejores librerías, claro. Y si no les llega, avisen, corran (a las librerías de Heidelberg igual no llega el libro, ojo, haremos línea directa con Heidelberg).

Aquí, el blog, incipiente, de la editoral.
Aquí, el blog de Miguel Ángel Ortiz Albero, autor del primer título de nuestra editorial.
Y, también, claro, estamos en Facebook. Que no hay más que buscarnos.
Y, esperen, que les vamos a dar la barrila buena, que en pocos días nos pondremos de gira, un día aquí y otro allá.

Pues qué movido está el Harry, dirán. No me han visto ustedes movido de verdad. Fú. Boh. Para verme.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Harry,
¿cómo le reconoceremos en la Feria del Libro? Lo digo porque quiero tener el primer libro de Jekyll & Jill firmado por los editores. Manténganos informados, por favor.
Un saludo,
Pececillo de plata

Spanique dijo...

A mí me guardará cuerto y mitad ;-))), (y como se suele decir, mucha mier......

Anónimo dijo...

¿Y el champán? ¿Ya han puesto ustedes el champán a enfriar en el balcón?

Tojunto

faren dijo...

Claro que sí, clar oque sí. FELICIDADES. Que hay que seguir los sueños de uno. Que digo yo que si sólo se pueden conseguir por librería.

Vandramé dijo...

¡ Enhorabuena ! Para lo que haga falta , aquí un lector vicioso predispuesto . Alegra ver a la gente contenta.

Harry Sonfór dijo...

No se preocupe, Pececillo de plata, que nos dejaremos ver. Espero.

Harry Sonfór dijo...

¿Cuántas cajas dice, Spanique?

Harry Sonfór dijo...

Bua, champán, Tojunto, esta editorial brinda con margaritas.

Harry Sonfór dijo...

Por ahora sí, Faren, y a Canadá para mí que no va a llegar, no... ¿Que le guardo uno o qué?

Harry Sonfór dijo...

¡Gracias, Vandramé!

Anónimo dijo...

¡Dios mío, una editorial jipi!


Tojunto

Anónimo dijo...

Las creía desaparecidas.

Tojunto

Harry Sonfór dijo...

¡No, no, Tojunto, margaritas de las que llevan media parte de zumo de lima, una de tequila y media de cointreau!

Desiderio Hormigo dijo...

hola harry:
he cambiado la dirección de tierra de hormigas, le deseo mucha suerte en su nueva andadura y muchos margaritas
un saludo

Harry Sonfór dijo...

Hecho el cambio, Desiderio. Igualmente le deseo mucha suerte en su nuevo blog. ¡Salud y margaritas!

Anónimo dijo...

Combinan muy bien con la música de Al Di Meola, las margaritas.


Tojunto

Helter dijo...

Que si puede ser me reserve una chuleta de orca, pero si no quedan me conformo con el contramuslo.

A princesa no xardín dijo...

Lo de Heidelberg va a ser por mí, a que sí? Pues yo le tomo la palabra!!!

Qué gusto da ver a la gente contenta!! Felicidades por ese primer retoño!!

Badil dijo...

Yo ya mestoy preparando. Ayer me trinqué dos margaritas , no me vayan a pilar desentrená.

laMima dijo...

Caramba, yo andaré por el piri pero me haré con uno diosmediante; si ve problemas de aprovisionamiento me lo guarde, porfa.
Y si me lo firman ya eternamente agradecida. O muy agradecida vaya, que a mi lo de las dedicatorias me pone.
Mucha mierda...y muchas margaritas.

faren dijo...

Sí, por favor, guárdeme uno.