viernes, 22 de febrero de 2008

Retrato de Antonietta (1594-1595)


Es notable la intención que transmite la pintora Lavinia Fontana al retratar a la niña Antonietta Gonzales con una apariencia tan hermosa. Antonietta, uno de esos raros casos de afección por hipertricosis lanuginosa congénita, posa ante la pintora orgullosa de su elegante vestido al estilo de la época; de sus labios primorosamente maquillados con carmín; de su gusto por las letras, a juzgar por el papel manuscrito que sostiene suavemente entre sus manitas. Cuentan las crónicas que Antonietta (hija del canario Petrus Gonzales, hombre también cubierto de pelo lanudo que ya de niño fue llevado a la corte francesa y al que el rey Enrique II adoptó como tutor), se hizo mayor, se casó y tuvo un hijo, o un sobrino de su hermana, que también sufrió de hipertricosis lanuginosa congénita (también la hermana, también el niño. Por eso se dice que es una enfermedad congénita). De Antonietta Gonzales nos queda algo más: Que nos observa desde el cuadro a través del tiempo y nos acompaña durante toda la vida desde el día en que la vimos por primera vez. Antonietta nos mira. Nosotros recorremos con la mirada su vello facial, sus manos, su nariz sonrosada, su amplia frente, los bonitos bordados y brocados sobre la tela de su vestido, y ella, mientras, nos mira a los ojos. Yo soy Antonietta Gonzales y soy una niña hermosa.

23 comentarios:

ano.nima dijo...

Hola, soy una lectora nueva. Me encanta que preste atención a las mujeres que pintan mujeres. El resto de su blog me parece un poco raro e inquietante, pero siga así y me convertiré en una fiel lectora. Además, pienso recomendar este blog a todas mis amigas.

Arkab dijo...

Oj, estoy ya que me salgo. Ayer una pica en Missouri y hoy con ese pedazo de favicono.

¿Qué no me tiene aún favicono, hijomíodemivida? ¡Qué antiguo, por Dios!

Harry Sonfór dijo...

Bienvenida a este su blog, ano.nima. Usted vaya poniendo lo que le gusta y no le gusta de este espacio y aquí se intentará que poco a poco, sin prisa pero sin pausa, se vaya conformando a sus deseos. Bueno, fotos de Wentworth Miller no le voy a poner. Ojo.

Harry Sonfór dijo...

Madre de dios, Arkab, está usted que se sale. Yo también quiero un favicono. ¿Con qué programa ha hecho su favicono? Acabo de ver que tiene que ser un archivo con formato ico. Deseo crear un favicono que se llame fabiconc.ico. Oh, dioses, sí. Estaba demodé y no lo sabía, gracias por abrirme los ojos, faro de la vanguardia.

ano.nima dijo...

¿Y tubitos de Wentworth tampoco? Mire que me lo está poniendo muy difícil...

Helter dijo...

Disculpen que les interrumpa, pero... ¿oño es un favicono? ¿es comestible?

Harry Sonfór dijo...

Tubitos de Wentworth tampoco, ano.nima. Así esta la cosa.

Harry Sonfór dijo...

Helter, un favicono es un icono pequeñurri que aparece antes de la dirección de la página web. Si accede al blog de Arkab, verá una chapetina con la cara de un señor austriaco y luego la dirección. Eso es un favicono. Para fabricarlo hace falta tener programas que vayan con el windows, así que yo no sé si podré. Bueno, podré si hago un icono pequeño, se lo mando a Arkab y me dice que sí, que me lo convierte en favicono. A ver si...

faren dijo...

Qué le ronda por la cabeza sobre la belleza ùltimamente, Harry?

Harry Sonfór dijo...

Pues, Faren, no había caído, no. Es verdad. Pues no sé.
Er.... si le sirve, le diré que no soy del todo consciente de la imagen que dan los dos últimos textos juntos, pues usted los ve yuxtapuestos y yo no les encontraba relación añguna, aunque bien mirado sí que la deben de tener. Es posible sí. Debo confesar que llevo cosa de veinte días sin afeitarme y que igual me afecta tanto pelo por la cara, que como no me arregle la próxima semana voy a parecer Carlos Carnicero. Va a ser eso. O no. Que igual no.
Ay, madre, qué de dudar y de dudar.

Helter dijo...

¿Veinte días sin afeitarse? Pues ya debe estar más... aterciopelado que la bella Antonietta.

Harry Sonfór dijo...

Que sí, que la semana que viene me afeito. De la semana que viene no pasa. Que llevaba estos días esperando que hiciera mejor tiempo y sí, hoy a hecho un día preciso de primavera. Así que ya toca. De la semana que viene no pasa.

Arkab dijo...

Al menos ya sabemos quién le dio el susto a la mochuela en noche de luna llena mientras replantaba espinacas. No me aguanto: Antonietta Gonzales no tiene ni un pelo en las manicas. Y por último, no hace falta formato ico, con un png, gif, bmp o jpg en 16x16 píxelequesguais, que usted verá en cuál se le ve mejor el faviconio, que de eso sabe tela, creo que puede valer, según he leído. Lo demás es subirlo a cualquier sitio, par example Le Pombe (almacén), y poner dos líneas muy sencillitas en la plantilla. Ojo, al parecer subir en formato ico(nio, que permiten 32x32, es cuasi imposible a lugares púbicos, digo públicos. Incluido Le Pombois.

Muy facilito y resumido aquí:

http://oloblogger.blogspot.com/2007/12/poner-un-favicon.html

Harry Sonfór dijo...

Arkab ¿qué me decía usted de que estaba demodé por no tener fabicono? ¿eh? ¿cómo dice? Que es que no le oigo bien.
Ay, que alegría más grande. Bueno, bien, se ve mal, para qué vamos a negarlo. Se ve mal, pero es mono.

Miranda dijo...

Pa mono el mío.
Es lo más riquiño en favis que he visto.
No es porque yo esté delante...

Cómo quiero ese iconin...

M.

Harry Sonfór dijo...

Bueno, además de mono, Miranda, es que es consustancial a usted. Si un día se lo cambia, caerá la bolsa, o despertará un volcán, o ganará el pp, o cualquier otra cosa mala.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Helter, es natural en el varón cuando ve la fotografía de una señora preguntarse si le convendría como esposa. De forma automática surgen en la cabeza una serie de preguntas automáticas: ¿será ordenada? ¿será limpia? ¿cuidará de mí cuando envejezca? ¿será hogareña y hacendosa? ¿será discreta y poco amiga de cuchichear? ¿sabrá cocinar? ¿querrá a mis familiares como yo los quiero o, a ser posible, más? ¿será ahorradora? Esas preguntas que todo varón se hace. Y miro a Tura Satana en fotos antiguas y alguna de esas preguntas se quedan sin respuesta. Eso sí, tiene página web, y sale en foto moderna y está bien guapetona pero con menos aspecto de malaza. Miren:
http://www.turasatana.com/

Helter dijo...

Todo lo que quiera, pero la cosa se entendería mejor si colgara mi mensaje anterior. Con lo guay que me ha quedao eso de que soy más de patrimonio que de matrimonio.

Arkab dijo...

Gracias, Helter, por aclararlo, que me estaba volviendo loco buscando a qué se refería Harry.

Es que Uschi tenía un algo tierno, como dice Harry, y lo tenía cuando hacía de granjera que te entraban ganas de casarte con ella y de llevártela al pajar a darle el heno a los caballos. O cuando hacía de telefonista sueca que te entraban ganas de casarte con ella y de llevártela al pajar a darle el heno a los caballos, otra vez.

Nada, que me sigo quedando con Uschi yo también.

Arkab dijo...

Harry, le informo de la situación: el Cono Sur ya lo empieza a tener usted saturation y me ha dado un vuelco el corazón al parecerme ver que había usted coronado en el Caribe a Jamaica o Cuba, pero buaaah, sólo se trataba de Puerto Rico.

Por cierto, ¿alguien sabe si Andorra sale con su bandera? Es que estoy en un decirle o no decirle a Luna, que está poniendo cómo hace una acuarela preciosa en su blog, y no me atrevo. No vaya a ser que se piense que yo sólo veo su blog por la banderita de Andorra. Pero que su blog es un primor, que lo he visto yo.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab, que Puerto Rico mola mazo. Anda que no me gustaría ahora chasquear los dedos y encontrarme en Puerto Rico.
Oiga, que no sabía que Luna estaba en Andorra. Pues sí que sí. Algo hay que hacer.

Miranda dijo...

Cuando se casó Aarón a mi me dió comom un mal neura y me empeñé en que se fueran de viaje de nobios a pueltolico, hice una campaña desmedida, lo reconozco...
Pues fueron, oyes, los pobres, hartos ya de tanta vara que les daba...
Y a la vuelta me mandaron la orquidea aquella que enseñaba el otro día. Fueron más que felicianos, y no ven el momento de volver de lo que les gustó todo y de que lo que les decía era la mitad de la mitad.

Respecto de la entrada...
Es alucinante lo frágiles que sómos verdad?
Una pequeña cosa, un genin se vuelve chungo y hala, salimos hechos un dios o un primo de zeus.
Lo mismo para ponernos malos...
Que tutto todo...
M.

Helter dijo...

Además, hay alteraciones y mutaciones que, según la época y el lugar, convierten al sujeto en un dios a adorar o en un diablo a quemar en una pira.