domingo, 17 de febrero de 2008

El infierno 2.0


Ando especialmente contento estos días con la resolución que ha tomado Benedicto XVI reponiendo la existencia del infierno. Por dos razones. Una, por hacer la puñeta a los huesos de Juan Pablo II; y dos, por todos esos creyentes, que habrá, que además de creyentes son buenas personas, todas esas buenas personas que han tenido que aguantar a perfectos hijos de perra en su vida y guardan la esperanza de que, de alguna manera, esos hijos de perra serán ajusticiados en la otra. Así, imaginando cómo esos tipos sufren en el infierno toda clase de tormentos, cómo son lacerados de arriba abajo, quemados, llagados, humillados, violados, con la piel arrancada a tiras, con demonios sacándoles los ojos y volviéndolos a meter, con tenazas que pellizcan, aceite hirviendo cayendo sobre sus cabezas, buitres devorando sus intestinos, con todas esas cosas que se hacen en el día a día del infierno, así, es más fácil perdonar. Y habrá que perdonar, hermanos, pero al hijo de perra que le hagan la puñeta durante una eternidad. Qué menos.

14 comentarios:

Miranda dijo...

אמן

Helter dijo...

Oiga, no se meta con las perras. ¿Por qué no se mete con los perros? ¿eh? ¿eh? ¿eh?

Harry Sonfór dijo...

Tiene razón, Helter, a partir de ahora sólo utilizaré los términos «perro» y «perraca», que suenan mejor.
Así sea.

Arkab dijo...

Pues a mí lo de las tenazas en las tetillas creo que es una cuestión muy a tener en cuenta para ponderar la decisión de si "me voy al infierno o no me voy; ay, ya veré". Y si me apura, como algún amigo del cilicio le haya cogido el gusto al tal instrumento, seguramente estará encantado de la tal reposición infernal.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab, que lo de las tenazas en las tetillas se lo ha sacado usted de la manga, que no había especificado ese bondageo. Yo puse tenazas que pellizcan, pero por pellizcar se pueden pellizcar muchas cosas, no solo tetillas. Espere que piense. Er... bú, mazo de cosas.

Helter dijo...

Pa mí que el cielo es el infierno de los masocas. Había un chiste sobre eso, creo. Si consigo recordarlo, lo cuelgo.

faren dijo...

Pues yo no tengo nada que decir, pero me apetecía que se viera mi nuevo avatar, que quedará muy majico entre las ranicas, los perricos, y la macizorra de helter.

faren dijo...

Pues yo no tengo nada que decir, pero me apetecía que se viera mi nuevo avatar entre las ranicas, los perricos, y la macizorra de helter.

Sr. Pimpoll dijo...

Benvolgut Senyor Sónfor, cada dia ens corprenen més els seus textos, que sòn dignes d'antologia. Quina gran quantitat de raó s'escola entre els seus mots. I és que si no existís l'infern, resultaria que La Divina Comèdia de Dant no és més que pura literatura! Déu nos en guard...

Harry Sonfór dijo...

Biemvenido, Sr. Pimpoll i moltes gràcies pel seu comentari. Li remeto a la Vida de San Hilario de la «Leyenda Dorada», que també té el seu contingut escatológico (en els dos sentits). Salutacions.

Badil dijo...

En la Ciudad del Vaticano hay dos Papas por kilómetro cuadrado.

– Ivan Skvarca

Harry Sonfór dijo...

Qué gran verdad. He hecho las cuentas y me sale que hay 2,6 papas por kilómetro cuadrado ¿o son 2,12? Hay, dios, qué de sufrir...

Helter dijo...

Pues con tanto papa, tendrán que cambiar el papamóvil por un papautocar pa que quepan todos...

Badil dijo...

Y Lo que tiene la eternidad es que se hace un poco larga. Sobre todo hacia el final