jueves, 14 de febrero de 2008

Cosas que aparentemente no se pueden freír, pero que luego sí, se fríen


El arroz silvestre canadiense: el arroz silvestre canadiense es una especie de color marrón oscuro-negro y grano muy largo, que se comercializa como arroz salvaje o arroz silvestre. Como lleva la cáscara, cocerlo cuesta mucho tiempo, pero se fríe en un plis plas. Eche un puñado de arroz silvestre en una sartén con aceite bien caliente y al momento tendrá una especie de gusanacos con sabor a arroz inflado, crujientes y sabrosos. Para utilizar, por ejemplo, en ensaladas. Recuerde, se hacen al momento, sáquelos rápidamente, cuando se abra la cáscara y asome el morro el gusanaco de dentro. Si los tiene más tiempo le saldrán tostados, si los tiene un poco más, le saldrán quemados. Sale, que el arroz es soso.

Los fideos de arroz chinos:
esos fideos de arroz o de soja chinos, que son finos y transparentes. En una sartén con abundante aceite para que cubra (mucho mejor una freidora), eche un puñado, y en unos segundos obtendrá unos chips crujientes, perfectos para acompañamiento de platos (y quedan muy cucos). Sale, que los fideos de arroz o de soja son sosos.

En la foto: de nuevo, Silvana Mangano enseñando pataza en Arroz amargo, Riso amaro, Bitter Rice, Riz amer, Arrós amargo o Arròs amarg, que es de esos títulos que suenan bien en todos los idiomas.

13 comentarios:

Arkab dijo...

Reconozco que esto ya me supera. No sé dónde leer primero, dónde escribir después, qué he hecho antes y en qué blog. Ya me pierdo. Y además está el pollito, que me ha costado encontrarlo media hora. Y Pk. venga a remirarme porque el pollito no le dejaba escuchar a Lucía Lapiedra dicendo que ella no tenía pectorales sino silicona. Y le digo que venga y vea al pollito y viene y lo ve y ve también el huerto de Harry y me dice que quitamos el césped y que ponemos huerto, que ella es más de campo. Loco, esto me está volviendo loco y solo llevo a la vez cinco blogos, incluido el de la Baldi (es que no me sale "badí", que es como lo decimos por aquí) que no termino de saber si es la Santa de Sonfór, la Spa, la Helter, otra vez de Brus Bilis, o quién. Me voy a la cama, que tengo que descansar para leer el manual de la franquicia y aprender cómo se pone una mascota que suene bonico.

Ofú.

Miranda dijo...

Yo había elegido uno amarillo, hace tiempo, pero desistí.
Me venía la Luni y el Leo a mirar fijo a ver si comían y desistí.
Que pena más grande.

Y tampoco puedo poner el mapa que me se sale del encuadre, y sería bueno poner las banderitas, porque tengo de todos los colorines. Pero no me cabe.
Que pena más grande...

faren dijo...

Yo también me estreso! No llego a todos los blogs! Y qué velocidades me lleva últimamente, Harry! No doy abasto. He descubierto que Helter y Arkab tienen blog! Qué majico el huertico, y el aceite, que huele a campo de olivos desde aquí, y el pollico, presente en este momento. Envidia cochina que tengo.

Harry Sonfór dijo...

Relájense, por el amor de dios, que se me estresan. Relax. Recuerden que lo que se escribe hoy en un blog también estará mañana. Es cierto, Arkab, la franquicia al principio se hace algo dura, pero luego se acostumbrará. Ánimo. ¿Le envío ya las hojas de pedidos con el logo de la franquicia, los servilleteros y las gorritas? ¿Ha pensado que si nos planteamos la franquicia en serio esto puede ser más frúctífero que lo de vender semillas para cultivar fresones gigantes en los años setenta?

Harry Sonfór dijo...

Miranda, sí, el original es amarillo, pero le puede cambiar el color. Decidí que fuera un pollo sepia para que entonara con el blog, pero sí, su pollo, si lo quiere entonado debería ser amarillo. Además, un pollo sepia tiene su cosa, que es como el gato-pollo-pollo-gato de badil pero en versión marina. Dos animales en uno.

Arkab dijo...

[Aviso previo a la lectura de lo que sigue debajo : es posible que el resto del día les martillee en el cerebro el estribillo de un conocido tema musical. Es su responsabilidad].

Pues mi mujer desde que se pasó al arroz bomba, ya no existe el arroz; ahora todo es con arroz bomba, «hoy he preparado perdiz con arroz bomba», «... y al puchero le he echado arroz bomba», «...para comer tenemos paella con arroz bomba». El caso es que cuando me lo repite algunas veces con énfasis, a poco que le dé algo de ritmo, después no paro de acordarme de King África.

Helter dijo...

Que se me ocurre que ya que no damos abasto a cuidar nuestros propios blogs y además chafardear los de los demás, que igual podríamos montar algo asín como un blog comunitario, una única dirección pa reunirnos e intercambiar impresiones. Podríamos llamarlo... por ejemplo... ¿qué les parece El Pombo? ¿A que mola?

Harry Sonfór dijo...

Arkab, dígale a su señora de usted que si quiere que le quede un arroz suelto tipo chino lo lave siete veces antes de cocerlo. Siete veces. Así le quita buena parte del almidón. Que si quiere que la paella no le falle, lo sofría con todos los ingredientes antes de echar el caldo (yo le echo, si es un vaso de arroz, pues tres vasos de caldo, lo tengo todo el rato con el fuego a tope y lo aparto del fuego con paño encima cuando aún se nota el corazón del grano pelín arenoso). Dígale también que no le eche cebolla a la paella, que le romperá el grano. Y luego, que si quiere hacer arroz para sushi, tras la cocción y aún bien caliente le eche una cantidad de agua con vinagre blanco y azúcar que previamente habremos disuelto y lo tenga macerando un rato corto hasta que el arroz se chupe la disolución. Dios mío, todos los secretos del arroz revelados en un solo comentario. No hay secretos en mí. La logia de arroceros me va a encorrer a gorrazos.

Badil dijo...

helter, yo no se cómo se hacen las cosas comunitarias esas .Yo para juntar una mano con la otra aquí en el hiperespacio tengo que ponerles cita.
pero tengo sugerencia de nombre chulo:

A la remanguillé
1. loc. adv. coloq. De forma desordenada. Colocaron los muebles a la remanguillé. U. t. c. loc. adj. Una habitación a la remanguillé.

2. loc. adv. De manera descuidada o imprecisa. Hizo el presupuesto a la remanguillé.

3. loc. adv. De forma inadecuada. Se fueron a la remanguillé. U. t. c. loc. adj. Una despedida a la remanguillé.

A gente como yo le viene al pelo

Javier dijo...

¡Qué maravilla, Harry! Leía hace un momento, en una carta de don Pedro Salinas, que a él no le gustaban demasiado los americanos ni su civilización, que se le hacían bastante soso-puritanos y que cada vez se sentía más "mediterráneo". Y entonces contemplo esa maravilla de foto de la Mangano con semejante "Mediterráneo" como lleva puesto encima al desgaire y al natural y me digo: "yo también soy de eso, o sea, mediterráneo".

Gracias, don Harry, por el detalle.

Harry Sonfór dijo...

Javier, qué gusto verle de nuevo por aquí. La puñeta es que si no le pongo foto de la Mangano no escribe, y eso no puede ser. O le hago más entradas con fotos de la Mangano, que también. Bien, reconozcamos de una vez que somos manganianos (nianos).

El Ente Dilucidado dijo...

¿Se puede votar? ¿Se puede votar?
Pues, por si acaso, yo voto porque se pongan más fotos de doña Silvana Mangano.
Por si acaso, digo.
Y si no se puede, pues no pasa nada...

Pero que conste que si se puede yo ya me he pronunciado, eh...

Harry Sonfór dijo...

Pues claro que se puede votar, El Ente Dilucidado, es más, hasta sin voto pondría yo otra foto de Silvana Mangano. Deme tiempo, a versi esta noche saco un rato y pongo foto de la Mangano.