domingo, 18 de enero de 2009

Dolly Parton

Estamos de celebración, que Arkab se ha comprado una Nespresso y anda todo el día café va café viene. Y para celebrarlo como se merece, no se me ha ocurrido mejor manera que poner una foto de Dolly Parton, la de los partones de Richard Feynman, con un peinado imposible de mantener en días de cierzo. Si contamos, además, que Dolly Parton cumple sus años mañana, 19 de enero, pues más razón aún para ponerla. Miren qué contenta está, que da gusto verla de alegre y lozana.
Aquí, jardín de una de las instalaciones de Dollywood en Pigeon Forge. Mucha más información en la página web del centro turístico de entretenimiento partoniano aquí.

10 comentarios:

koldo dijo...

Y que además tiene un parque de atracciones llamado Dollywood y no es una clínica de aumento de pecho, sino un sitio donde van cantantes y se hace un festival de bluegrass y todo y que está en tenesí (tennessee, creo recordar que lo escriben ahora) y de allí era un whiskey de esos clásicos de cuyo nombre no puedo acordarme.
Así pues, felicidades, dolly

laMima dijo...

Pero,¿se puede saber que demonios le pasa al respetable con la maquineta esa de café?¿también se ha comprado el pack ese de bienvenida que vale un riñón?
No sé, por si acaso denle al descafeinado ¿vale? que luego pasa lo que pasa.
El tupé de la Dolly es, como dice, tremendo y anticierzo, pero si la chica está tan contenta los demás chitón oye.
Oiga Sonfór, y un detalle que no diga los años que cumple la mujer. Es usté un caballero.

Harry Sonfór dijo...

63 años, 63 años cumple Dolly Parton si la wikipedia no engaña, laMima. No puse su edad porque no me pareció un detalle importante, pero oiga, si por decir la edad pierdo lo de parecer un caballero, lo digo una y otra vez. Dolly Parton cumple 63 años, aunque aparente más (oiga, es que me llama usted caballero y me siento como un Arturo Fernández trasnochao diciendo «chatina, capullito de alhelí» o, peor aún, un mosqueteraco de esos del siglo XXI con capa española y bigote de pega. Desconfíe de los caballeros, que cuando ceden el paso en una puerta ante una señora no lo hacen por deferencia sino más bien para mirarles el trasero cuando pasan).

Koldo, he entrado en la página web de Dollywood y hay un de todo. Añado en la entrada una foto de un jardín con unas personas hechas con macetas que creo que esta noche me van a acompañar en mis pesadillas. Mire qué rostros más tensos. Ahora imagíneselos subiendo las escaleras uno detrás de otro y abriendo la puerta de la habitación. Sí. Eso.

Badil dijo...

Ups, creo que ha agrandado a los lego. Esta señora es la lagarta de Mars attack.Y come niños. De ahí sus pechos, para araerlost

laMIma dijo...

Uf, ¿Arturo Fernández?, quite quite...ni hablar oiga.
Hace usté bien en decir los años de la moza esta (¿solo 63?), con lo bien que se conserva.
Esa foto...menos mal que no la ví anoche. Brrssss...
Venga, buen lunes.

Inde dijo...

Madreeee... y me quejo yo de mis afotos de los años ochenta, con el flequillo con forma de bigote y los laterales de la melena a modo de aletas al viento...

Vamos, que creo que la Parton y yo habríamos intimao. Menudas charlas sobre peinadicos. Buah.

Harry Sonfór dijo...

Buah, esas fotos tiene que enseñarlas pero ya, Inde.

Garbanzo dijo...

Oiga, Harry, que he tenido serios problemas para comunicarme con ustedes. Y pensaba que se debía a alguna desavenencia con el Sr. Blogger, pero que debe de ser cosa de mi ordenador que está malhumorao. Me he ido con otro y ahora funciona la cosa. Que me alegra de ver mencionado al Sr. Feynman. ¿Leyó usted sus libros de memorias? Las recomiendo vivamente.

Harry Sonfór dijo...

Ay, Garbanzo, que me tenía en un sufrir todo el día, qué le habrá pasado a Garbanzo que no se pasa por el blog, qué le habrá pasado a Garbanzo que no viene. Pues algún problema entre sistemas y navegadores será. Pruebe a instalarse otro navegador a ver y si no pregunte a Marieta que sabe mucho de eso además de hacer comidas en cubetas eléctricas.
Aquí somos mucho de Feynman. Si busca más atrás en el blog verá pensamientos sobre la reflexología de Feynman, cartas de Feynman a su primera esposa y una foto de Feynman tocando los bongos, que es la foto de Feynman tocando los bongos que todo ser humano seguidor de Feynman debe tener impresa en su casa y colocada en una marquito como si fuera la foto de su ser más querido.

Garbanzo dijo...

Claro, claro, la foto de los bongos en Brasil.