miércoles, 29 de abril de 2009

Juguemos (IV)

Juan se encuentra en un viaducto sobre las vías del tranvía y puede ver que el tranvía que se aproxima al puente está fuera de control. Sobre la vía hay cinco chimpancés y los márgenes son tan empinados que los animales no lograrán salir de la vía a tiempo. Juan sabe que la única manera de detener un tranvía fuera de control es lanzar un objeto muy pesado a su paso. Pero la única cosa disponible y lo bastante pesada es un gran chimpancé que se haya sentado en el viaducto. Juan puede empujar a este chimpancé al paso del tranvía, y matarlo; o bien abstenerse de hacerlo, dejando que de esta manera mueran los cinco chimpancés.
¿Es moralmente lícito que Juan empuje al gran chimpancé a la vía?

Marc D. Hauser. La mente moral. Paidós, Barcelona, 2008.

En la foto, Kokomo Junior, un joven chimpancé creyente, durante el rezo diario que realiza cada noche antes de acostarse junto a su dueño Nick Corrado en su apartamento en la ciudad de Nueva York, 1955. Photo: Vecchio/Getty Images.

17 comentarios:

laMima dijo...

Pero, ¿se puede saber que perolos pasa con la infraestructura "ferro-tranviaria" de este país?..nada, nada, se coge al ministro del ramo y se lanza su buga contra el cacharro ese, faltaría más.
(..si es que miro al Kokomo ese y se me encoge tó..¡bichico!)
Oiga Harry, que yo venía a decirle que hoy debe ser el cumple de la Pfeiffer (Igartiburu dixit). Vamos, yo no sé si es de su gusto pero por si acaso le aviso.
Hala pues.

Harry Sonfór dijo...

Huy, laMima, que yo no soy de la Pfeiffer pero ni gota. El que es de la Pfeiffer es Arkab. Vaya y dígaselo, que en su blog hasta tiene una foto de ella poniendo ojitos. Pero yo de la Pfeiffer ni un poco, no. Hay, la Pfeiffer, si me da hasta cosa.

faren dijo...

Que si es por aniversarios, tal dìa como hoy muriò Alfred Hitchcok y naciò Duke Ellington, aunque sé que a usted no le va mucho el jazz. Yo no tirarìa al animalico a la vìa del tren, mìrenlo ahì,con esos ojicos (tìa, con esos ojicos).

laMima dijo...

Ostras Faren, es verdad. Cara de pocos amigos pone ¿no?... será cosa de los rezos.

Arkab dijo...

Oiga, ¿a que Juan es también un chimpancé? ¿Eh? Pues yo ando en un piense piense sin parar porque no soy capaz de distinguir si los zapatos de Nick Corrado son de piel de serpiente o de piel de cocodrilo. Nada, que no soy capaz por más que me fijo.

Trikki dijo...

Oiga, Harry, que a mi lo que realmente me intriga, es si el tal Hauser fuma alguna sustancia psicotropica de dudosa reputación, por que la cosa del tranvía con un pesado elefante rosa al que empujar y una manada de ternasco Aragonés (con perro y pastor, por complicarlo un poco) cruzando la vía, yo creo que da mucho de sí, donde va a parar, que moralmente no sé, pero que un elefante rosa con la trompa hacia arriba decora mucho.

Harry Sonfór dijo...

No, ya sabe, Faren, que a mí el jazz, como la clásica, que no... En realidad, a mí me saca usted de «Anna y Johnny» (www.youtube.com/watch?v=Ayu-GCZiZGE) y ya no sé qué escuchar.

Harry Sonfór dijo...

Oigan, que no, que el mono que hay que tirar es un mono obeso, no el monico de la foto, que les he puesto el monico de la foto para tocarles la fibra sensible.
Arkab: que yo también he estado esta mañana un rato mirando de qué piel son los zapatos de Nick Corrado y al principio he pensado que igual eran de piel de ave, como esos bolsos de piel de avestruz que están todos llenos de verrugas, pero no, ampliando ampliando como si fuera de los del CSI he llegado a la conclusión de que los zapatos de Nick Corrado son de una piel fina con un fino agujereado para hacerlos más frescos y más confortables.

Harry Sonfór dijo...

Hombre, Trikki, un elefante rosa en la escena del crimen distanciaría al lector y lo calificaría como «hecho poco posible», sin embargo, un mono, anda que no hay monos sobre los viaductos.

koldo dijo...

pues a mí esas fotos de monos vestidos haciendo cosas de personas siempre me han dado repelús, y eso que recuerdo el bar de isidro en algorta, que estaba lleno de esas fotos, y el isi no me caía mal, pero ni así, me siguen dando repelús, es que me pica la palma de la mano ahora mismo solo de pensarlo!

Wilgefortis dijo...

de repente me ha dado mucha risa imaginar a Juan empujando a un chimpancé obeso contra un tren
¿qué dimensiones tiene exactamente Juan? ¿o es que piensa convencer al monete con su charla? ¿y si lo de los cinco chimpancés era un pacto suicida? ¿no sería mejor y más limpio reventar el cráneo del maquinista con algún fusil telescópico de esos que cualquiera lleva en el zurrón pal monte? ...
¿hay alguna foto de Juan circulando por ahí??

Badil dijo...

O sea : ha acabado con la población humana , ahora los chimpancés, luego os borricos,...
O es el ángel exterminador con inquietudes literarias o vacían el pueblo para hacer un pantano

Harry Sonfór dijo...

Wilgefortis, si disparamos a maquinista vamos a conseguir poco. Bueno, matar a un señor que ha caído desvanecido. Es un tiro fácil, sí, pero no nos sirve para salvar ni a los cinco monos, ni al mono gordo, ni al señor gordo, ni a los excursionistas. Agravamos el problema.

Arkab dijo...

Harry, cuando termine el juego yo le exijo, todos le exigimos, creo, una plataforma tranviaria de algo. Que ya ea que es lo que más se comenta en la Feria por aquí: que si tú eres más de matar al mono, probecico mío, si al que había que matarte es a ti y a tus cinco cuñaos por obesos, que no, que el maquinista es un Ostos trnasfigurao. Ayyyyyyyyy, que poquito falta palrocío, miarma.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Arkab, que le quería preguntar que si al final ha ido Ana Rosa a la feria, que ayer puse un momento tele5 y estaban ahí todos en la feria gritando «¡¡¡Vente pa la feria, Ana Roza, vente pa la feria!!!», pero que hoy no la he visto y ya no sé si ha ido a la feria o no ha ido. Que si ha ido Ana Rosa a la feria le quería preguntar. Y que si va, que qué le van a hacer.

marideliwes dijo...

Oiga, Harry, que yo le quería decir que hoy he tenido que cruzar una vía de esas de tren con el coche (pasos a nivel, me parece que se llaman) y que menuda aprensión que me ha dado y que la barrera estaba abierta y aún así he pensado: "ya verás tú como algun loco me mata". Pero que tenía que pasar, más que nada porque había coches detrás y no me iban a entender: "no saben ustedes como andan ultimamente las vías, ¿es que no leen lo del Harry?" "Leer?, no, nosotros somos más de Ana Rosa" a lo mejor me hubieran contestado. O a lo mejor no, ojo :-)

Harry Sonfór dijo...

Haya paz, haya paz, no se me alteren y que no cunda el pánico, Marideliwes, que según estadísticas sólo hay 38 probabilidades entre 1000 de encontrarse con un señor acompañado de un mono gordo sobre un viaducto que pasa justo encima de una vía de tranvía.