domingo, 31 de mayo de 2009

La burbuja alargada

La pared que tengo aquí, enfrente, está pintada de gris medio. Es un gris tirando a soso que dicen que no desvirtúa los colores. Es el gris medio de las escalas que los fotógrafos usaban para sacar el gris medio antes de la fotografía digital. Es un gris soso, neutro, con un poco de amarillo para que no azulee con la luz artificial que azulea. Y no está mal pintada la pared. Está tirando a bien. Ya he pintado muchas paredes tras tantas mudanzas.
Pero ahí, en la zona superior izquierda, hay una burbuja alargada, que se pliega hacia afuera como una cordillera de un mapa tridimensional de esos que marcaban las cordilleras. La miro mucho. Así como le da la luz, una parte tiene un treinta por ciento más de claridad y la parte que queda en la sombra un setenta por ciento de oscuridad. A veces pienso que debería darle solución. Rascar esa zona levantada, darle plaste con una espátula, luego con una llana, luego volver a darle plaste para solucionar la merma del plaste cuando seca, volver a pasar la llana, esperar a que se seque, lijar con una lija fina de agua y, luego, hacer un gris medio con pintura blanca, una parte de negro y un poco de amarillo y pintar esa zona. Luego pienso que no conseguiré ese mismo gris de la pared y que quedará o más claro o más oscuro y que será peor el remedio que la enfermedad. Entonces pienso que lo mejor será mover toda la mesa, con las dos pantallas, la tele pequeña, el archivo, los muebles cajoneros, el otro ordenador, la impresora, el escaner, los libros y los papeles apilados, quitar la burbuja, rascar y hacer todo lo que decía anteriormente y pintar todo ese paño. Y luego pienso que, tras el secado de la pintura, se notará la diferencia de tono en el recorte de una pared, la recién pintada, y la otra, la nueva. Así que entonces pienso que lo mejor sería sacar al pasillo todos los muebles, los ordenadores, la mesa larga, la estantería llena de libros, las sillas, la estantería, la mesa de delineante que nunca uso y que me sirve para apilar papeles, trastos y libros y el trozo de moqueta que pongo para no rayar el suelo y pintar toda la habitación para que no se vean los recortes.
Y luego miro la burbuja, el pliegue de la pared y me digo «pues si queda tan majo, si a fin de cuentas lleva el mismo tiempo que tú», y le doy un respiro. Pues también tiene derecho a vivir, digo yo.

20 comentarios:

faq dijo...

A esa conclusión llego yo cuando tengo que pintar mi casa de colorines, siempre pienso en los libros en mover muebles y demás tareas que conlleva pintar una habitación... que quiero decir que me da una flojera enorme. Prometo que la próxima vez colocaré una burbuja o algo similar que me disuada de realizar todo ese ritual de mover objetos. Una estupenda idea, ya lo creo¡

Miguelgato dijo...

Pues reza para que tu señora no le pille tirria a la burbuja porque entonces sí que por cataplines tendrás que sacar al pasillo todos los muebles, los ordenadores, la mesa larga, la estantería llena de libros, las sillas, la estantería, la mesa de delineante que nunca usas y que te sirve para apilar papeles, trastos y libros y el trozo de moqueta que pones para no rayar el suelo y pintar toda la habitación para que no se vean los recortes.
Yo pondría un cuadro delante por si las «flais».

Inde dijo...

Joer, cómo se nota que Miguelgato y yo somos primicos: entraba yo a aconsejarle a usté que hiciera lo que siempre hemos hecho en mi casa y en la de mi tía Andresa cuando nos poníamos toda la peña de primos hermanos a pintar o empapelar: ¿que nos quedaba una cosa medio asín, en fin, o una arruga feota en el papel pintado? No preocuparse: se pone allí justamente el armario, el cabecero la cama, un cuadro, un aplique de luz o, si me apuran, hasta uno de esos post-it de la típica cosa que tienes que hacer pero que no corre prisa y que no haces nunca, y que a los días se mimetiza total con la pared, hasta que no se ve ni el postit propiamente ni, menos, el mensaje que lleva escrito.

Mover muebles... ¡qué flojera! Quite, quite...

faren dijo...

De eso nada. Se tiene usted que cambiar de casa.

Harry Sonfór dijo...

Huy, a servidor no le hace falta colocar burbujas, que siempre encuentra alguna, faq. Y luego está la mancha del pasillo que me hicieron poniendo el descalcificador de agua. Ay, esa mancha, que parece una cara de Bélmez...

Harry Sonfór dijo...

Bienvenido, Miguelgato, con la señora no hay problema, que ni entra en esta habitación. Como si me da por llenarla de fotos grandes de Pablo Motos que no se va a quejar. Está pactao.
Jodo, fotos grandes de Pablo Motos, qué ansiedad me ha dado de pronto imaginarlo.

Harry Sonfór dijo...

Ay, Inde, pero si el problema es que no soy de cuadros. Bueno, un Rothko asín de grande no digo que no, ojo, pero que no soy de cuadros, no.

Harry Sonfór dijo...

Claro, Faren, usted en plena mudanza lo ve muy fácil.

faq dijo...

Yo creo que el arte rupestre también fue un poco por la "flojera", no os parece? O igual pintaban encima de las burbujas para taparlas

laMima dijo...

Uy, juraría que...pues igual no...
Que yo creía haberle dicho ya que llevo un año intentando convencer a mon mari de lo apropiado que es cambiar el color de un par de habitaciones pero nada, no hay forma.
Es que es mentar la cosa y se hace el de Ikea...y sin burbujas ni nada oiga.
¿En qué penderá?

Badil dijo...

Una burbuja no da gota mal. No hay que darle de comer, no defeca,... deje usté la burbuja, hombre¿Qué va a mirar si no?.Para los mismos efectos criar avutardas es mucho más problemático.

gregor dijo...

Hola, don Harry y compañia...
que digo yo, que usted mismo se ha dado la respuesta...
Veamos, le molesta la burbuja, su fondo es gris y no le gustan los cuadricos, pero no le haria ascos a un Rothko grande...
¡¡pues hagase un mural (todo lo que se ve de pared) como homenaje a Rothko, buen hombre!!...
Son los mismos pasos que ha descrito pero a la hora de dar el color reserve un rectangulo con cinta de carrocero, pinte de blanco el interior, retire la cinta antes de que seque... y ale, con brocha gorda, redonda y seca dele a los bordes con animo y difumine, difumine y difumine...parece facil, pero a partir de ese dia Rothko todavia le parecera más grande...

Y si alguien entra y pregunta...pues eso: ¿que no sabe usted quien era Rothko?...vamos hombre a estas alturas...

Yahuan dijo...

¡Qué bonito! Es el arte... no de pintar, que sí, pero no tanto; no de igualar, que también, pero que tampoco tanto; tal vez de vivir un trozo, un pedazo de vida, pero de la real, con corona, ya sabe.

Bueno, un abrazo.

P.D.: No sé si se ve, pero por si sí, digo: Como se puede ver ya he vuelto.

Ale, otro abrazo.

Harry Sonfór dijo...

Faq, pues mire que hay paredes para lijar en Altamira. Primero dar con la llana, luego lijar, luego dar plaste, luego volver a lijar...

Harry Sonfór dijo...

Pues todo es cosa de ponerse, laMima. Pero ojo con el color salmón y el melocotón, que no se llevan desde hace veinte años aunque los pintores le intenten convencer de lo contrario.

Harry Sonfór dijo...

Y el amarillo ese lavao con una pizca de ocre tampoco.

Harry Sonfór dijo...

Pues también es verdad, Badil. Diga usted que sí. Espere, que lo digo yo también: sí.

Harry Sonfór dijo...

Ay, gregor, pero si el problema es que tampoco me gustan las copias. Que yo lo que quiero es un Rothko asín de grande pero de los buenos.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Yahuan, pues me alegra mucho que haya vuelto. Ya sabe que se puede pasar cuando quiera menos de 10 a 11 que estoy fregando el suelo.

laMima dijo...

Vayapordioss, me ha chafado la idea del pasillo.
Lo demás no, que andaba yo con los verdes que me molan mucho, pero ya me dirá usted que hago con el pasillo sin salmones ni garbanzos.
Dremía.
PD Y no me proponga siquiera lo del Rothko, que me da repelús.