viernes, 9 de octubre de 2009

Como pez en el agua

Cuando el cine no es documento, es sueño. Por eso Tarkovsky es el más grande de todos. Se mueve con una naturalidad absoluta en el espacio de los sueños; él no explica, y además ¿qué iba a explicar? Es un visionario que ha conseguido poner en escena sus visiones en el más pesado, pero también en el más solícito, de todos los medios. Yo me he pasado la vida golpeando a la puerta de ese espacio donde él se mueve como pez en el agua. Sólo alguna vez he logrado penetrar furtivamente. La mayoría de mis esfuerzos más conscientes han terminado en penosos fracasos.
Fellini, Kurosawa y Buñuel se mueven en los mismos barrios que Tarkovsky. Antonioni iba por ese camino, pero se mató, ahogado en su propio aburrimiento. Méliès estuvo siempre allí sin pararse a reflexionar en ello. Es que él era mago de profesión.

Ingmar Bergman, Linterna mágica, memorias. Tusquets, Barcelona, 2007.

En la imagen, fotograma de la última escena de Sacrificio (1986). Tarkovsky quiso rodar la escena (de seis largos minutos) entera, sin cortes. Con la casa ya echando humo, una de las cámaras se estropeó. A Tarkovsky casi le da un algo. Menos mal que la productora decidió que lo mejor sería montarle una casa nueva en un tiempo récord, como si se tratara de un mueble de Ikea. Con la casa nueva, Tarkovsky pudo rodar de nuevo la escena entera, sin cortes. Seis minutos largos con la casa echando humo y Alexander correteando de aquí para allá.

18 comentarios:

lady in the radiator dijo...

Un maetro, también con la foto fija instantánea

http://film.guardian.co.uk/gall/0,8544,1226197,00.html

Harry Sonfór dijo...

Todo bonito, lady in the radiator.
Su madre, Larissa, viendo ahora las polaroids, es la misma mujer de «Espejo». Trabajaba como correctora de pruebas de imprenta. Todo el día entre galeradas.

Spanique dijo...

Pues a mí me parece como la vida misma, si nos dieran la oportunidad de reconstruir ciertas cosas para empezar de nuevo, le acabaríamos pegando fuego otra vez.

Harry Sonfór dijo...

Mire los valencianos, Spanique.

miguelgato dijo...

Oiga, que pone usted la encuesta de las pelis mu dificil, me temblaba el pulso al decidirme pero al final ha triunfado bleidraner. Aunque tengo que decirle que estuvo usted un poco sobreactuado, Ridley no le ató corto.
Y la nueva de Solaris (creo que es esa con yorscluni) ¿que le parece?

laMima dijo...

Yo también he votado por Bleidraner, que me gusta esa peli una barbaridad y oigan, ya no me acordaba lo mocetón que era el Reeve cuando hacía de supermán. Cosas.
¿Seis minutazos ahí envuelto en humo? jolín, si al menos fuese para arrearse unas costillas, o una pancetica...

Yahuan dijo...

qué bueno que taikoski pudiera rodar la escena de 6 minutos del tirón, pero siento mucho que no haya podido prestar mucho atención, me desviaba constantemente la foto de superman, o de uno que se parecía a superman, de la cabecera. Es que yo de pequeña era fan de superman.

Un abrazo

Inde dijo...

Yo me he debido de contagiar del baile de San Vito que tienen, así de su natural, mis hijos, y es que seis minutos de una cosa, sea lo que fuere, si es así de una sola cosa, son imposibles de aguantar. Antes me gustaban los japoneses, que se toman su tiempico hasta pa levantarse de la cama. Ahora, la idea me parece la mar de atractiva: seis minutos de fuego y humo, dale ahí, quieto quieto y mirando y mirando. Pero estoy segura de que me los intento ver en una pantalla y me daría un siroco.

Me lo tendré que hacer mirar. Si me leyera alguien de mi pueblo me diría: "Visítate".

Harry Sonfór dijo...

Que me ha atacao la gripe aviar, la gripe porcina, la gripe humana, la gripe española y ni sé cuantas más a la vez... pero que volveré. Digo yo que mañana estaré mejor, que peor no se puede estar.
Ay, cómo me duele todo y qué poco me quejo.

laMima dijo...

Ay Don Harry, que yo le hacía disfrutando de los pilares a tutiplén, (ofrenda arriba, rosariodecristal abajo, botellón mediante),sin tiempo para atender esta casa y resulta que le tenemos la mar de perjudicao....¡cuídese hombre, cuídese!.

A filla do mar dijo...

Acuérdese de estornudar sobre el brazo, nada de meter la manito, que después van al pan...

Ánimo e ibuprofeno por un tubo (o era paracetamol...? Nunca me acuerdo.)

Helter dijo...

Pues no se queje poco, hombre, quéjese mucho, que es una de las ventajas que tienen los blogues, que se queja uno tó lo que quiere y al que no le guste que no lo lea.
¿Qué tendrá quejarse que después de haberlo hecho se siente una mejor?

miguelgato dijo...

Ya decía yo que estaba usté poco prolífico. Para estos casos cómprese una maquineta como la de Estifen Joquin (o Jauquin), de esas que permiten escribir en el blog soplando por una pajica o cucando un ojo.

anagadner dijo...

ays don harry...que le dábamos livinlavidaloca y está usté hecho unos zorros...pobretico!anímese, que hoy le ponen en la tele plutón y muchachada...arrebújese en el sofá bien tapaíco y que su señora de usté le cuide como se merece(ella y usté lo sabrán...allá penas).

faren dijo...

Cuídesemele. Que siempre por estas fechas se nos pone malico.

Harry Sonfór dijo...

Muchas gracias a todos por preocuparse y enviarme buenos consejos y consejas. Estoy mejor a ratos y otros ratos peor. Lo que viene siendo un ying-yang griposo, pero yo digo que ya mañana estaré mejor, qué leches. Como me noto con fiebre, esta noche sé que me tocará soñar con grandes figuras geométricas poliédricas moviéndose en el espacio. Como en ese juego 3D primitivo de una nave espacial que petaba pedruscos, pues eso. Eso sueño cuando tengo fiebre. Grandes poliedros de colores girando lentamente, grandes ruedas girando, engranajes, todo eso. A saber. Mañana sí.

anagadner dijo...

aysdiosmio, que me recuerdo yo con fiebre por las noches y al cerrar los ojos, me cambiaba la dimensión de la habitación...nunca nadie me ha entendido lo que quiero decir, no se si por que me explico fatal o es una sensación que nadie al que se lo haya dicho la ha sentido, pero al leer lo de las figuras poliédricas...ays don Harry ¿¿¿usté mentiende...???
Pongáse bien, y cuéntenos cosas de perretes fantasmas de las praderas, directores pirómanos y demás cosicas variadas a la par que entretenidas

Harry Sonfór dijo...

La entiendo perfectamente, anagadner, esa sensación la sentí, además de en estado febril, con unas setas chiquiticas deshidratadas que te hacían ver de todo. Para hacer sopas no eran, se lo digo yo. Ojo, que si se vivía en una casa pequeña tenían sus ventajas, que te tomabas eso y parecía que estabas en el palacio de Versalles.
Que ya estoy un poco mejor, poco, pero mejor.
Ay qué poco me quejo y cómo me duelen todos y cada uno de los huesos.