martes, 3 de agosto de 2010

¡Tongolele!



Más de tres años con este blog y no habíamos puesto ningun video de Tongolele. Pues eso hay que remediarlo. Hoy, vídeo de Yolanda Yvonne Montes Farrington, más conocidad como Tongolele, bailarina nacida el 3 de enero de 1932 en Spokane, Washington. Pertenece la película mexicana El rey del barrio, de Gilberto Martínez Solares (1949). A Tongolele le entró el gusto por los bailes exóticos escuchando de pequeña los discos que guardaba su abuela por parte de madre, que tenía raíces tahitianas. Comenzó a bailar en cabarets de Washington y Tijuana a la edad de 15 años y a lo largo de su carrera mezcló con mucha gracia e intuición las danzas tahitianas y hawaianas con los bailes africanos y afroamericanos. La escena de la película El rey del barrio la grabó a los 17 años. En la actualidad continúa bailando, sigue reguapa y pinta cuadros. Buena parte de ellos son pinturas con influencia africana y autorretratos.

Otro vídeo de Tongolele, aquí.
Aquí, Tongolele en versión más tiki.

Si alguien menta a Shakira, le arreo.

7 comentarios:

Badil dijo...

Sa olvidao usté de decir que en el video de cabecera le canta ni más ni menos que Benny More, el Bárbaro del ritmo. Que ya entiendo que de fijar tanto los ojos se queden ustedes sordos.
http://www.youtube.com/watch?v=dYmsJgYsvN4&feature=related
Por eso mismo... ¿me está usté diciendo que cuando sale la Shakira apaga la tele? Amos anda...
(Uy, la he mentao)

El Ente Dilucidado dijo...

Oigan ustedes. Ya sé que no viene a cuento ni nada, pero ¿Se ha dado cuenta alguien de dos cosas?

La primera, que la Tongolele es muy majica y muy pizpireta, pero tiene las piernas muy corticas (mucho cuerpo y poca pierna, que diría mi abuela... Aunque lo contrario tampoco es bueno, que conste).
Y lo segundo, que qué blancos y európidos eran los mexicanos en los 40's. En todas las películas de entonces (y de bastante después) parecen todos españoles, italianos, portugueses, franceses occitanos o yugoeslavos de antes de 1992.


Es ésa una cosa que me ha inquietado siempre.
Aunque esté mal decirlo y suene raro.

Harry Sonfór dijo...

Que no se me había olvidao, Badil, lo que pasa es que no lo he puesto para que entrara usted y lo dijera. Bueno, vale, me había olvidao.

Que no tiene las piernas muy corticas, El Ente Dilucidado, lo que pasa es que no estamos acostumbrados a ver a una señorita de 1949 bailando descalza. Haga memoria, si hasta en la piscina llevaban calzado con cuña y las zapatillas de casa tenían taconazo...
Póngale unos taconazos, baje cincuenta centímetros la cámara y le parecerá que tiene las piernas largas, incluso.

mindinmungui dijo...

Pues me ha encantado vaya..., Sr. Sonfor, el baile de la señora esta y sobre todo su pareja de baile, el hombrecillo este con su traje 4 tallas más grande que la suya, y esa manera de echarse el pelo p'atras, con escupitajo y tó, que clase, estos hombres ya no se encuentran hoy en día.

Anónimo dijo...

Pues nada, que es de patica corta. ¡Qué le vamos a hacer!


Tojunto

El Ente Dilucidado dijo...

Oigan ustedes, desde que vi a la Tongolele la semana pasada le he estado dando vueltas al asunto... Porque a mí esa mocica me sonaba. Muchísimo.

Y, efectivamente, he visto que tenía una película suya. Bueh... Una en la que salía.

La cinta se intitulaba "The Snake People" (así, en inglés) y es una cosa mexicana que sólo ha pasado a la historia por tratarse de la última película en la que intervino el enorme Boris Karloff. Allá por 1968.
Ahora no recuerdo el título en castellán (yo, para estas cosas soy muy purista y muy tremendo. Pero de lo que estoy seguro es de que no es la traducción exacta; esto es, no es "La Gente Culebra").

El bueno de don Boris estaba ya muy viejo y muy cascado. Tanto que hasta se murió a mitad de rodaje (el pobrecico).

La peli es una cosa tremenda. De ésas que no hay palabras para describir (vudús, transformaciones y sabios locos en una isla que no se sabe muy bien si está en el Caribe o en medio del Pacífico). Puritita serie Sub-Z.

Y sale la Tongolele. Vamos, comohaydiós.

Con casi cuarenta años, también es verdad. Y tan paticortica como siempre. Pero ella.

Hace de sacerdotisa vudú (o lo que sea que es la cosa ésa). Y no habla ni nada. Sólo baila. Que, supongo, es lo que hacen las sacerdotisas vudú o lo que sea que es la cosa ésa. Y lleva el mechón blanco de siempre en el pelo.

Don Boris sale por aquí y por allá. Sin moverse mucho (ni poco. Se estaba muriendo... literalmente). La Tongolele baila. Y la gente se vuelve culebra.

1968 para siempre.

Harry Sonfór dijo...

Pues si es que Tongolele contaba en una entrevista que lo del mechón se lo hizo de muy joven y luego ya todo el mundo le pedía que no se lo quitara, don Ente, y así hasta ahora, que sigue con el mechón. Pues no he visto la peli de la gente serpiente, pero anda que no tiene buena pinta...