miércoles, 19 de mayo de 2010

El pollo que baila



Badil, haciendo referencia a la entrada de ayer sobre la muerte de Ian Curtis, escribe: «Me acabo de enterar de que el muchacho de la joy division se suicidó después de ver una peli que se acaba con un pollo que baila y un pato que toca el bombo». Pues así es. La película Stroszek de Werner Herzog acaba con un pollo que baila. Y no sólo eso, es que encima es un pollo que baila muy bien. He visto humanos que bailan mucho peor que este pollo. Me huelo que esta escena le tiene que gustar a Lynch.

11 comentarios:

miguelgato dijo...

Están muy lograos esos disfraces de animales pero los que van dentro son algo mediocres.
¿Y de Fitzcarraldo?, ¿qué me dice de Fitzcarraldo?, es que es la única película del Herzog que he visto.

lady in the radiator dijo...

Vaya pollo majo, sí señor. Menudas fiestas podríamos montar aquí en mi casa. Quedarían invitados todos, por supuesto, el mono cantarín, el gato que anda erguido y hasta el león cobarde. Qué bien lo íbamos a pasar.

De Herzog yo les animaría a ver la de los enanos, digoo la protagonizada por esos grandes actores de talla baja.

Spanique dijo...

El problema de mi coneja es que solo le gusta el jazz. Ya me joroba, ya.

Spanique dijo...

¿Conoce a estos chicos de su pueblo? ¿Son como los de la plataforma "Teruel existe"?
http://www.youtube.com/watch?v=Pn6NgyC3qBc&feature=player_embedded#!

Harry Sonfór dijo...

Jo, lo más gordo de la película, miguelgato, es que se base en un hecho real. ¿Ha visto usted fotos del teatro de la ópera del Amazonas?

Y no se olvide del gato mariachi que toca la guitarra, lady in the radiator, que el gato mariachi que toca la guitarra da mucha vida en las fiestas.

Es que su coneja es como de rollo beatnik parisino, Spanique. Pues mire que no conocía a este grupo de mi pueblo, qué guapetes.

Gloria dijo...

Pues ciertamente el pollo baila bastante mejor que yo, claro que yo tampoco soy la Pavlova

koldo dijo...

pues sí que es divertido el pollo!
Desde luego no se percibe en ese baile ninguna inducción al suicidio, a no ser que te compares con él y digas, ¡pero si hasta un pollo baila mejor que yo, por dios!

Badil dijo...

Pues vaya mozarrones, si. ¿Y el onni ande aterrizó?¿En el camino Luceni?

Harry Sonfór dijo...

Y que yo y que la Esteban, Gloria. Es que tiene estilo. Que igual le están metiendo corrientes eléctricas en la base, también, que eso ayuda, pero ponga a la Esteban sobre esa plancha, métale descargas eléctricas iguales y ya verá como no se mueve igual.

Bueno, Koldo, también ayuda que Ian Curtis bailaba tirando a rarico, que sufría de epilepsia y parece que lo usaba en los directos. Pero no vamos a echarle la culpa al pollo. Al pollo no.

Entre Luceni y Boquiñeni, Badil, que por el nombre para mí que está por Italia o por ahí: Luccheni e Boquignenni, más italiano no puede ser.

Harry Sonfór dijo...

Ojo, que eso que hace en el vídeo venga a correr y venga a correr es porque en la fiesta de los quintos han abierto las tajaderas y les están persiguiendo las fuerzas vivas del pueblo. Lo del ovni es una recreación. Lo de los ojicos, eso será la droga o algo.

Tuzut dijo...

Esa escena de los pollos es inmediatamente anterior al suicidio del protagonista. Y la escena del suicidio (que el espectador no ve, sólo oye)está tan armoniosamente resuelta que no me extraña (o quizás sí) que Ian Curtis se haya ahorcado luego de ver la película. Sin embargo, a mi "Strozeck" me reconcilió con la muerte. Por eso sigo consumiendo oxígeno, entre otras cosas.