sábado, 15 de mayo de 2010

Esperando a Popota

Hoy celebramos el 119 cumpleaños de Mijaíl Bulgákov. Tenía la ilusión de ilustrar esta entrada con alguna bonita ilustración de Popota haciendo alguna trastada, pero no hay manera, los popotas que he encontrado en internet son horrorosos, por no decir una mierda así de grande, pero tan así de grande que no puedo abarcar el perímetro con los brazos. No son popotas ni nada. Habría que avisar a los ilustradores de que Popota tiene más bien poco de gato con botas. No hay manera. No hay Popota bueno en internet. Igual el año que viene, con motivo del 120 cumpleaños del nacimiento de Bulgákov, nace un ilustrador que, veinte o treinta años después, dibuja un Popota en condiciones. Pues vamos a esperar.
Mientras esperamos, podemos ver el vídeo comercial del Shake Weight, que es el aparato tonificante para brazos femeninos que con su sistema de inercia dinámica va a revolucionar todo lo que se pueda revolucionar el el mundo de la tonificación de brazos.
¡Ángela María! ¡Virgen del Verbo Divino!... ¡Hala!

12 comentarios:

miguelgato dijo...

Que manera mas práctica de aprender a hacer felaciones.
¡Oh my god!

lady in the radiator dijo...

Qué impertinente me pondría yo a los 11 segundos.
Aquí un video promocionando el mismo objeto, pero explicándolo con mayor claridad 8por si alguien se ha perdido):
http://www.youtube.com/watch?v=bq9993iJlYU
(bueno, claramente para el que sepa de inglés)

koldo dijo...

¿Y esa terrible sonrisa que les produce? Ese aparato no suena muy honrado, no, no...

Spanique dijo...

Hola, hola, Ya estoy en mi casa. Gracias por la cabecera, que bonita. No sé si poner una lavadora o tumbarme en la cama.... Voto por la cama

laMima dijo...

Hija, Spanike, ¡feliz año nuevo o qué!
PD Harry, a mi en el gugel si pongo Popota me salen hipopótamas vestidas como la Rita Jaigüor, ¿es grave?

Spanique dijo...

La mima, ¿hipopótamas??? Ay dios. Gracias por la felicitación.. Ahora a ver si descanso trabajando que Zaragoza me mata

Arkab dijo...

Harry, ¿sabe usted una anécdota de Bulgákov niño que Stalin contaba a sus más íntimos? ¿Que no, alma de cántaro? Yo se la cuento: Stalin cuando le preguntaban por Bulgákov siempre se refería a él contando que, de niño, Bulgákov le dijo en cierta ocasión a su madre (a la de Bulgákov, es decir, a mamá Bulgákova, o algo así) «mamá, mamá, me voy de caza», a lo que ella contestó irónicamente «¿ah, sí, y no te llevas la escopeta?», y Bulgákov respondióle «no, mamá, ez que me voy pada ziempe». Estas cosas se ocultan en la wikipedia, como las malas relaciones entre Popota y escrodinger, oiga, que Popota siempre miró de mala manera a escrodinger, que se pasaba tol santo día tras él con la caja, ven pacá que te voy hacer el rey del mambo cuántico.

[Oiga, Harry, que aunque esté un poco perdido últimamente, ya sabe que por ésta su casa se le quiere. Besos de Pk.].

Harry Sonfór dijo...

Espero que haya llegado bien, entera y feliz a su casa, Spanique. Felicidades de nuevo.

Pues ese es el problema, laMima, que o salen hipopótamas rosas o gatos feos.

Pues no sabía esa historia, no, Arkab. Sí que sabía que Bulgákov y Stalin no se llevaban del todo bien, no. Bien, bien, lo que se dice bien, no se llevaban. A ver si se prodiga más, copón, que no se le ve el pelo. ¿Todo bien por ahí?

Garbanzo dijo...

Pero ese artilugio vibratorio ... ¿vale para desafofar los brazos o para blanquear los dientes? Porque viendo el anuncio diríase que blanquea los dientes de las usuarias.

Por cierto, Harry, ¿ha visto usted "Déjame entrar"? Se la recomiendo si no la ha visto.

Harry Sonfór dijo...

Digo yo que vale para todo, Garbanzo. Lo tenía que subvencionar la seguridad social.
Sí que vi la peli de «Déjame entrar», sí, y me pareció majica. Para poner a los sobrinicos y eso. Majica. Como la serie La piedra blanca (Den Vita Stenen) que echaban cuando éramos críos. ¿Que no se acuerda de La piedra blanca? (http://www.youtube.com/watch?v=2idUewNfym8). Madre si me gustaba.

Portorosa dijo...

Lo que más me gusta a mí es la imagen del grupo sacando bola y besándose los brazos.

Un abrazo.

Harry Sonfór dijo...

Diga que sí, Portorosa, que esa imagen ya se nos ha quedada prendida en la retina como un alfiler de entomólogo en el ojo.