sábado, 8 de mayo de 2010

Y el cuervo dijo: «trae a ver cómo está ese pan»

Hoy celebramos el cumpleaños de la librera con las pestañas más largas y no se nos ha ocurrido mejor cosa que ponerle esta bonita foto de Marion Gaynor, hija del alcalde de Nueva York William J. Gaynor, dándole de comer a un cuervo muy salao en el año 1910.
Fotografía de la colección de George Grantham Bain, encontrada en Shorpy, (que no tienen imagen mala), que demuestra que la fotografía con efecto Tilt-Shift no es algo tan moderno como algunos pretenden hacernos creer. Si es que está todo inventado.

5 comentarios:

lady in the radiator dijo...

vaya foto bonita. He tenido que buscar lo que era tilt-shift, y no es que me haya quedado muy claro, pero deduzco que es lo que se hacía con las cámaras de placas y fuelle, el enfoque selectivo en cualquier dirección. Y es que algo bueno tenía que tener cargar con una caja con patas de siete kilos. Qué cosa más bonita.
Voy a poner pan, a ver si me viene algún cuervete.

lady in the radiator dijo...

Reviendo la foto yo diría sin embrago que el foco está cerquica, sin más, por delante de los pies de la niña (ya saben, 1/3 por delante y 2/3 por detrás, tris-trás).

Harry Sonfór dijo...

Yo me refería al efecto maqueta, esas fotos urbanas o de paisajes que parecen hechas con un macro y que son como fotos de maquetas de tren, de miniaturas. Hay una corriente ahora de eso. Mire las casas del fondo y el huerto de la derecha ¿No le parecen de juguete? ¿no le dan un poco de cosica buena?
Cuervos por ahora no me vienen, lady, pero el otro día vino al jardín una picaraza (una urraca de esas blanquinegras) que era como una gallina gorda.

molkosister dijo...

Vaya foto bonita!!. Además como usted supondrá me gustan mucho los cuervos... Mil gracias, Harry.

Harry Sonfór dijo...

Me alegra mucho que le guste, Molkosister.