martes, 22 de junio de 2010

El Síndrome de Freixas

Emilio Freixas (1899-1976) era un dibujante que inventó el método de dibujo Freixas. A más de uno de los que estamos aquí nos cayó de crío alguno de esos álbumes de láminas con ilustraciones a lápiz de cosas diversas: animales musculosos, tarzanes en tensión, militares marroquíes, vaqueros, marineros con cara de marineros enfadados, castillos de España, barcos, bailarinas con tutú, coches de carreras... Nos entregaban esas láminas y nos decían «copia ese dibujo», y lo copiábamos como buenamente podíamos. Según la mano, pues quedaba mejor o peor. Alguna de esas láminas llevaba el añadido de unos dibujitos abocetados que parecía que mostraban los trazos iniciales, los trazos maestros, que servían para luego desarrollar el dibujo final, ahí con las sombretas. Yo recuerdo que de crío miraba esas láminas y me decía «...hmmm, para mí que este dibujo lo ha hecho aladico del otro, en la misma página, y no es un boceto ni nada, son unos rayotes que mete después para así dirigir al futuro dibujante explicándole que así o asá se inicia un dibujo, pero a mí no me la da, que esto no es el boceto inicial». Tienen un buen ejemplo arriba, en una lámina con un elefante circense triste. Yo no me voy a meter con Emilio Freixas, que el hombre se ganaba la vida con esos cuadernos y es un señor reconocido. Cobraba por ese trabajo. Era su método pedagógico, discutible, igual, pero era su método. Oigan, el hombre se ganaba la vida con eso. Lo que se me hace raro es que cada vez veo más blogs de ilustradores con un mal muy malo y muy terrible que es el Síndrome de Freixas (Freixasschrecklichensyndrom), que consiste en que hacen un dibujo y muestran todas las fases: primero hago el boceto, luego lo paso a tinta, luego le borro el lápiz, luego le doy color, luego lo retoco con el photoshop y le meto unos brillines, vaya, lo mismo que si estuvieran explicando paso a paso cómo se cocina un bacalao a la vizcaína. Que digo yo que no sé cuál es la intención: si es una intención pedagógica, de enseñar al que no sabe; si es para encubrir un resultado regular pero que así mostrando el paso a paso parece que hasta han pensado y han tenido brainestormines creativos mientras; si es... que no sé para qué es. Que no me lo creo, vaya. Que no me imagino a Durero ahí dibujando su rinoceronte y guardándose los paso a paso para luego mostrarlos a sus seguidores. Que no me lo creo. Se da la casualidad de que no he visto dibujante bueno que haga esos paso a pasos. Los dibujantes buenos hacen el dibujo, lo acaban, lo venden, lo que sea, pero lo muestran acabado, los paso a paso no interesan. Sin embargo, de los que he visto hacer el paso a paso me parecen regulares o malos, y me digo yo que si son regulares o malos, si la intención es pedagógica, apaga y vámonos, y si la intención es para encubrir un resultado regular, pues aún peor, que aún se ve más lo malo en el proceso. Cuanto más enseñas el proceso más malo parece el resultado. Esto de los paso a pasos es una cosa que no entiendo y que me moriré sin comprender. Pero es una plaga. Cada vez hay más. Es una mal del siglo XXI. Es el Síndrome de Freixas y por ahora no se ha encontrado antídoto. Bueno, ojo, yo sí que me sé el antídoto, pero este blog está en contra de la violencia gratuita y no quiere dar malas ideas, como la de encorrerlos a gorrazos. A fin de cuentas, no hacen ningún mal con los paso a paso, pero que quedan raros, sí. Innecesarios, sí. Inútiles, pues también. Que es ya ver a uno que lo hace y que se me cruce para los restos, pues también. ¡Tira ahí con los pasos a pasos, déjatelos en el disco duro y muestra algo bueno, copón!

20 comentarios:

miguelgato dijo...

Yo tengo algún libro de dibujo de esos viejos que tienen mucho paso a paso, si quiere se lo dejo pa que lo ojee usté un rato antes de accciones como cambiar todo el hortal o tirar una pared. La rabia le proporcionará esa fuerza suplementareia que hace falta para estas actividades.

lady in the radiator dijo...

Pues me hace pensar en los títulos explicativos de algunas fotos.
"La soledad"
"Encuentro en la noche"
"Inocencia"
Bueno, en la exposición de Doisneau que hay ahora en Zaragoza hay una foto titulada "inocencia" (un señor mirando la cabeza de una vaca), pero a él se le perdona.
La cosa es que si hay que explicarlo es porque no funciona.

david dijo...

¡Ahora que le había dedicado yo un paso a paso en mi blog! Tendré el síndrome ese también. Lo peor es que en mi caso los bocetos son muchísimo mejores que el resultado final. Y no es mentira...

Anónimo dijo...

Yo tambien prefiero ver el acabado final especialmente porque como no se dibujar no necesito los bocetos,a mi me ocurre con los meikinof de las pelis,huyo de ellos porque me fastidian la peli.
Por cierto,me encantan esos grandes misterios de la c.u.y m.t. que usted nos revela,siga,siga...
M.

Portorosa dijo...

Pero eso pasa en la literatura, ¿no? O algo parecido: que se vea el andamiaje, el esfuerzo.

¿Se refiere a eso, o le he entendido mal?

Garbanzo dijo...

Pues a mí esta entrada me ha hecho recordar a ese dibujante que salía por la tele cuando era pequeña y que pintaba con un rotulador gordo y sin paso a pasos? ¡A mí me gustaba! ¿José Ramón Sánchez se llamaba?

Harry Sonfór dijo...

No, Miguelgato, pero si es con un fin pedagógico lo veo bien. Si contra los libros que enseñan a dibujar no tengo nada. Vale, no me gustan, pero no tengo nada contra ellos.

Pues eso me parece a mí, lady in the radiator, sí.

¡Ah, puñetero, David, usted ha leído esta entrada y luego me ha dedicado el boceto! Hasta que no le vea un paso a paso como dios manda (primero el boceto, luego el entintado, luego el coloreado, luego el escaneado, luego los efectos de photoshop con los brillines) no me meteré con usted.

Pues aquí tenemos un testimonio. A M. tampoco le gustan los paso a pasos.

Pues no sé, Portorosa, pero hasta ahora no he visto a ningún escritor mostrando un paso a paso de cómo escribe una página. Ojo, que los he visto haciendo cosas peores, eso también.

Sí señora Garbanzo, José Ramón Sánchez se llama. Ojo, que según cómo ponían la cámara se veía que debajo del papel tenía el dibujo ya hecho, el jodío, que se le transparentaba un poco.

Harry Sonfór dijo...

¿Quién más se fijó en eso, que José Ramón Sánchez dibujaba así como a mano alzada libre pero tenía el trazo ya dibujado debajo del papel y así no tenía más que calcarlo y luego meterle los colorines? Ojo, que no le quito mérito al hombre, que a más de uno de los que estamos aquí nos ponen una cámara delante, nos piden que dibujemos algo y no nos sale ni la letra A.

david dijo...

Yo es que en el Dababadabadá me fijaba más en la difunta Sonia Martínez, que era una chica bien simpática, y que se metió en la droga después de trabajar con Torrebruno y con este otro señor.

Harry Sonfór dijo...

Es verdad, qué maja que era Sonia Martínez. Siempre se van los mejores. Bueno, Torrebruno también se fue, ojo.

Garbanzo dijo...

Pues se me acaba de caer un mito de la infancia. Por el dibujante, digo. ¿La Sonia Martínez esta era una que presentaba 3,2,1 Contacto? Ya no hubo más programas así de ciencia para la infancia.

Emilio Freixas dijo...

Sr. Los herederos de Emilio Freixas, no entendemos la necesidad que tiene usted de involucrar a un artista como Emilio Freixas para dar rienda suelta a sus ideas sobre algunos artistas. El Sr. Emilio Freixas fué un maestro reconocido mundialmente, sus publicaciones han sido vistas por muchas personas, y lo que se ha llamando el método Freixas, no es mas que un método didáctico para la enseñanza del dibujo. Obviamente para enseñar hay que mostrar los pasos y uno de ellos es el boceto.
Si desea mas información puede usted dirigirse a nosotros a traves de la web dedidaca a este maestro de dibujantes e ilustradores.
Un saludo cordial

Harry Sonfór dijo...

Es verdad, Emilio Freixas, no había ninguna necesidad de utilizar el nombre de Freixas para exponer mis teorías sobre la manía que tienen algunos ilustradores de mostrar sus trabajos en los blogs, salvo que me vino a la cabeza Freixas y no otro, porque es eu sistema de dibujo que se hizo muy popular en España. Si usted quiere, retiro el nombre de Freixas, que no quiero yo ofender a ningún heredero, de verdad. En todo caso, vea que lo utilizo como ejemplo y defiendo su sistema por su valor pedagógico, a los que ataco es a los demás, los que lo hacen sin intención pedagógica o con intención pedagógica pero con malo resultados. Pero eso, que si les he ofendido, lo retiro.
Saludos cordiales, es un gusto verle por aquí, de verdad.

Harry Sonfór dijo...

Diga que sí, Garbanzo, a mí me entró el gusanillo de la ciencia con ese programa. Ojo, que luego se me quedó en gusanillo, nada más, y llego a conprender algún libro divulgativo y si me lo explican bien y con letra gorda. ¿Que usted se hizo científica por el 3,2,1? Ay, qué bonico. Ay, es bien tierno eso.

Garbanzo dijo...

Pues sí le digo que yo ese programa lo veía con mucha curiosidad y atención.

Harry Sonfór dijo...

Ah, que bueno eso, Garbanzo. No sabe cómo la envidio, que para mí que tenía que haber estudiao ciencias. Bueno, para empezar, haber estudiao.

Helter dijo...

Es lo que tiene estar de vacaciones en Inopia, que a una se le pasan entradas como esta.
A mí de pequeña me gustaba dibujar caballos, y mi padre me regaló un librito de Freixas de dibujar caballos que aún tengo por ahí, sin portada y medio descuajaringao.
Que igual se congracia con los herederos de Freixas si dedica una entrada a la faceta comiquera de ese señor, que dibujaba cómiques de superhéroes cuando solo los dibujaban los americanos.

4ojos dijo...

Totalmente de acuerdo. Imagino que muchos piensan que el envoltorio ayuda a vender

Harry Sonfór dijo...

¡Queremos ver los dibujos de la Helter!

Harry Sonfór dijo...

Pues no sabe el gusto que me da usted dándome la razón en esta entrada, 4ojos, que pensaba que era una neura mía más. Sea usted bienvenido a este su blog.