jueves, 26 de marzo de 2009

Y un, dos, ep, aro, y un, dos ep, aro

En la foto, formación de enfermeras de la Armada frente a la National Naval Medical Center’s tower, Circa, 1944.
Es mi foto favorita del día de hoy. Parece que esté esperando que la escojan para hacer una bonita portada de libro. Imaginen: en el lado superior derecho, con el texto a caja, el título y el nombre del autor. Ya tienen portada. No necesita más.
Bien, me la guardo para cuando en otra vida me dé por escribir novelones gordos.

9 comentarios:

laMima dijo...

Majo de verdad. Promete. Yo no me esperaría a otra vida Harry..venga, déle a la tecla.

koldo dijo...

Harry, Harry, que ya sabe por experiencia que los sueños eróticos con enfermeras son difíciles de cumplir, sobre todo por las condiciones en que llegamos a sus aceradas manos!

Helter dijo...

Pues a mí me dan un poco de miedo, selojuro, algo así como las poseídas de Stepford.

Harry Sonfór dijo...

¡Ay, qué bolsa de viaje más chula me ha regalao la Luisa!

Inde dijo...

Yo sabía que los fotógrafos van por la vida como si llevaran en el ojo un marco de diapositiva, haciendo encuadres de tó lo que miran. Y que las peluqueras no miran a los ojos de la gente, sino que les miran a ver lo más o menos decente o acertao de su corte de pelo. Y que los que nos hemos pasao media vida (¡ay!) corrigiendo textos del personal, pa que salgan decentes, vemos la errata más nimia o tonta en cuanto ponemos los ojos en un escrito (salvo que sea nuestro propio).

Y ahora descubro que a los disegnators les pasa lo mismo mismamente en cuanto ven una afoto, o algo lo que sea: ven una portada de libro, un cartel...

Yo, en ocasiones, veo...

ECDC dijo...

Me acuerdo yo que en mi mili cuando desfilábamos, el listo de turno, solía decir ¨ aro, aro, aro ep, paaaaso¨ y pisotón al suelo que soltábamos y siempre con la derecha, las hormigas acojonas tenia que estar, porque no veías ni una y nosotros la planta del pie, calentito. Que tiempos aquellos, aquel año me sirvió pa aprender a escaquearme, sales hecho un pofesioná.

Anónimo dijo...

Me alegro mucho de que le guste la bolsa. Difrutela llenando todos los bolsillos y fardando en Bilbao. Nada más verla, cuando supe que tocaba cumpleaños me dije: esa bolsa de viaje para Harry. Y si tiene un rato, coja hilo y aguja y borde dentro su nombre para que no haya dudas de la propiedad

Luisa

laMima dijo...

¡Eh, Harry!..¿que va a ser su cumpleaños y no decía nada?...¿cuántos cumple, cuántos?, ¿va a hacer chocolatada para sus allegados?¿o costillas? ¿y se me va a Bilbao a celebrarlo?..ah, Bilbo. Yo tengo allí a toda mi family, curiosa ciudad.
Felicidades oiga. Muchismas.
Y que farde con esa bolsica. Pero haga caso a Luisa y póngale el nombre, que nunca se sabe. Si no le va la aguja hay unas telitas que se pegan con ayuda de la plancha que quedan fetén, ya sabe.
Ay, que bien, que va a ser el cumple de Harry.

Harry Sonfór dijo...

LaMima, que mi cumpleaños fue en enero, pero que me trajo el regalo su marido aprovechando que tenía que pasar por casa. Pero que me viene muy bien la bolsa porque servidor es de natural dejao y no tenía bolsa bonita. Así la estreno.
De Bilbao es mi señora, que es del mismo Bilbao, y el comentario de Luisa respecto a lo de bordar el nombre es porque mi señora, la de Bilbao, tiene una compulsión con los bolsos y las bolsas. Oiga, yo creo que es de lo que más le gusta en esta vida. Además de los bolsos de trabajo y los bolsos de salir reúne bolsas para comprar, de esas de tela fuerte y así no gasta bolsas de plástico y no mata fluvis. Hasta una bolsa canadiense tiene para comprar.
¡Ole ole mi bolsa!