martes, 10 de febrero de 2009

Pretecnología

Las enciclopedias constituyen una parte esencial de muchas biliotecas escolares. [...] representan la filosofía de los humanistas de hoy. Esto resulta obvio por el atrevido despliegue de ilustraciones que acompañan a los textos dedicados a la pintura, arte y escultura [...]. Una de las partes que es necesario corregir es la falta de decoro de la desnudez y las posturas. Esto se puede conseguir dibujando ropa sobre las figuras o tachando toda la ilustración con un rotulador mágico. Hay que hacerlo con cuidado o el rotulador mágico se puede borrar del papel satinado que se usa para las enciclopedias. Para que no se borre hay que raspar suavemente con una cuchilla de afeitar hasta que el papel pierde brillo [...] [En cuanto a la evolución,] cortar las partes [que se dedican a ella] resulta práctico si lo que quitamos no es lo bastante grueso para dañar el lomo del volumen y éste se puede abrir y cerrar normalmente. Cuando las partes que necesitan corrección son demasiado gruesas, hay que pegar las páginas con cuidado de no manchar las secciones del libro que no se quieren corregir.

Ray Martin, Reviewing and Correcting Encyclopedias, Christian School Builder, 1983.
Reseñado en el libro Por qué creemos en cosas raras. Pseudociencia, superstición y otras confusiones de nuestro tiempo, de Michael Shermer, Alba, Barcelona, 2008.

1 comentario:

koldo dijo...

jo, con lo que a mí me gustan las enciclopedias, y ese señor me las quiere mutilar!!
reconozco que me ha dado en el fetiche, que el libro eso es para mí (tal vez lo acabo de descubrir, tal vez ya lo sabía, pero ay cómo duelen esos trabajos manualesm puritanos)