domingo, 23 de noviembre de 2008

Un sueño corto (dos)

Sueño que me despierto en un camarote del Crescent City. Miro por la ventanilla y veo que navegamos sobre el Mississippi. Me digo que estoy soñando, pues no es tan fácil reconocer que uno está navegando sobre el Mississippi en el Crescent City, sin más detalles. Vale, es un sueño. Tranquilo. Ahí, bien templado. Llaman a la puerta con dos golpes de nudillos: «señor, le esperan para cenar en la sala de banquetes», escucho. «¿Quién me espera?», pregunto. «Le están esperando, señor», me responde la voz de un muchacho, será un camarero. Parece inquieto. Miro a mi izquierda y veo que hay un frac colgado en un galán de noche. Me quito la camisa de dormir y me pongo los pantalones, la camisa almidonada, el chaleco y, sobre el chaleco, el frac. No me queda mal, es de mi talla. Me miro en el espejo. Me miro de frente, de perfil, doy una vuelta. Me miro de soslayo, hago el gesto de mover la mano al estilo saludo real y el reflejo me devuelve el saludo, a la vez, como hacen los espejos. Pues no me queda mal. Me acerco al espejo. Veo que tengo un bigote nuevo. Lo miro y lo remiro. Me lo toco. Cinco minutos después veo que me reconozco ante el espejo con el bigote, así que ya me veo con suficiente familiaridad con el bigote como para atusármelo. Me lo atuso, primero con inseguridad, luego, en pocos segundos, con la maestría de un buen atusador de bigotes. Llaman de nuevo a la puerta: «Señor, le están esperando». «Voy», contesto. Me calzo los botines, me miro de nuevo en el espejo y me preparo para salir. Salgo del camarote.
Y el cielo está azul y rosa y naranja en tonos muy brillantes.
Y la vegetación tiene mil verdes distintos perfectamente diferenciados.
Y miro mi piel y está azul y rosa y naranja.
Y respiro fuerte y huelo el aire caliente, el olor a humedad de la fruta madura y caliente, de la hierba caliente, de la tierra caliente en una tarde de verano.
El olor del agua verde: huelo la madera húmeda y seca del barco, huelo las algas que lamen el casco bajo mis pies, huelo el ruido seco y grave del motor del barco, su olor a madera húmeda y seca, su olor a aceite negro. Huelo los colores calientes y fríos como nunca los había olido. Y noto que todos los poros de mi piel se abren para recibir la buena nueva.
Y viene el camarero, «señor, le esperan para cenar, acómpáñeme, por favor». Yo lo sigo, detrás, poniendo cara de persona seria. Abre la puerta de la sala de banquetes y me hace un gesto para que pase. Y paso. Habrá que entrar.

54 comentarios:

Yahuan dijo...

y ahí se despertó? no, hombre, no; aunque sí es verdad que a menudo los sueños son muy traicioneros y se acaban en lo mejor...

Arkab dijo...

Oiga, Harry, que no sé si se ha percatado de que yo casi siempre estoy el primero entre sus seguidores. Eso es una demostración más de que usted es para mí mi faro, mi guía y mi pastor alemán.

faren dijo...

Nos hemos quedado sin saber el menú.

Miranda dijo...

Joe! que precioso.

Hablando de todo un poco, hágame usted el favor de mirar el iconaco que sale en mis enlaces, ahí verá el suyo...
es un decir...

ESTATONEGROOOO!!!!

Que yo pensaba que era mi pantalla, pero ahora veo que no, que es una manía que le ha entrao de ponerlo todo gris o marrón oscuro, madredediosbendito, que manía!!!

Que cruz más grande...

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Miranda, que no, que yo lo veo bien. Veo todos los iconos bien, en su blog y en el mío. Veo su perrico naranja, veo la ranica, veo hasta el icono de Arkab, que yo pensaba que salía el primero porque su nombre empieza por A, pero que no, que sale el primero porque dios lo ha querido así. Y así sea.

Javier dijo...

"Cinco minutos después veo que me reconozco ante el espejo con el bigote, así que ya me veo con suficiente familiaridad con el bigote como para atusármelo. Me lo atuso, primero con inseguridad, luego, en pocos segundos, con la maestría de un buen atusador de bigotes".

Es verdad que la situación de sueño hace de filtro para colar lo analítico de esa frase, pero me gustaría que me dijese si conoce a un escritor uruguayo de nombre Felisberto Hernández. Y casi prefería que no lo conociese para, entonces, poder recomendárselo. Es un pariente suyo del otro lado del charco con quien -estoy seguro- haría muy buenas migas (claro, si es que no las ha hecho ya). En Siruela estan sus "Narraciones Incompletas" y en siglo XXI la -creo que agotada- obra completa en 3 vols.

Página maestra esta suya del sueño segundo.

Vea, por ejemplo:
http://www.literatura.us/hernandez/index.html
http://www.elortiba.org/feliher.html
http://www.felisberto.org.uy/elAutor.htm
http://www.felisberto.org.uy/GaleriaFotos.htm

En
http://www.ciudadseva.com/textos/cu...esp/hndz/fh.htm
Léase por favor (si no lo ha hecho ya) el cuento "Muebles El Canario".Debería hacerlo.
Y en http://www.temakel.com/cuentofhernandez.htm
"La casa inundada"

Spanique dijo...

Pos a mí también se me ven las fotos bastante oscuras..

Oiga Arkab, ¿no será que como usted es de la A y yo de la S sale mas pronto??? No sé, por decir algo....

A mí siempre se me ha dao el barrunto de que los años veinte me hubieran ido de maravilla, vaya usted a saber por qué...

Si... Porque soy una inadaptada social, ya lo sé y menos estos tiempos, todo me hubiera ido bien, ¡cachis!, ¡lástima que no creo en eso de la reencarnación! (¿Se han dado cuenta que los reencarnados siempre son personajes célebres?? ¡qué pregunta claro que se han dado cuenta!!!

Miranda dijo...

quenoqueno!!!
Que lo que está NEGRO es el iconaco de la fotaca de la entrada.
Talmente igual de negro que la fotaca propiamentes.
Virgensanta!!! que cruz!

Otra cosa, ¿se puede llamar alguien Felisberto? y encima Hernandez...

Felisberto Frontispicio aún...

Jodó, qué de impresiones más grandes...

Arkab dijo...

Bien, tengo que decir que desde hace unos días sueño con los sueños de Harry y que nadie dice nada de la fotaca del camarote siendo la cosa más grande que he visto desde no me acuerdo ya cuando. Vaya pedazo de foto, que me he tirado media hora averiguando si lo que había tras la primera mesa del gabinet era un espejo o no. Grandioso, Harry. Como el sueño. Bueno, Norah Jones es más grande, pero por ahí anda ya el nivel. Raspándolo, oiga.

Harry Sonfór dijo...

Javier, nada, que no conocía a Felisberto Hernández y lo que he leído por ahora de los enlaces que ha dejado me gusta mucho. Que igual es un familiar mío o algo, que sí que me reconozco (salvando las distancias, que Felisberto Hernández escribe muy bien y además hace ya la tira de años). Prometo leerlo todo, todo.
Muchas gracias, es un placer.

Harry Sonfór dijo...

Pues si es que pongo las fotos oscuricas adrede. Cojo la foto, que suele estar clara y, placa, la oscurezco. Pero oiga ¿no ven nada, Miranda y Spanique, o ven algo? que dice Arkab que sí que lo ve.

Harry Sonfór dijo...

Yo creo que detrás de la primera mesa hay otra mesa, Arkab, y detrás de la segunda mesa hay un espejo. Por tanto, el fotógrafo está delante mismo de ese mueble alto para la vajilla que toda casa decente debe tener. Eso creo, pero no estoy muy seguro, porque al poco de observar la foto me veo a esos dos señores mirándome fijo y me pongo nervioso.

Harry Sonfór dijo...

Oigan, y como me sigan echando esos piropos me lo creeré y me meteré a tertuliano de alguna radio o algo así. Bueno, casi que no.

Javier dijo...

Pues sí, Miranda, y qué le vamos a hacer: tal que así lo cristianaron sus padres, don Prudencio y doña Juana Hortensia, bajo la atenta mirada vigilante de la tía de la madre, doña Deolinda, sí. Tan "atenta" esta última que poco después, y en sus tiernos años, lo correría a vergajazos a la menor desviación del buen camino, pero por su bien. El nombre es "frontispiciano", como muy bien observas, y por eso se le conoce casi exclusivamente por él. Pero él en persona no "frontispició": sólo tocaba el piano para ganarse la vida,se casó y descasó cuanto pudo y pudo mucho, y, aparte de escribir sus cuentos maravillosos, también tuvo sus rarezas, entre otras la de casarse "sin darse cuenta" con una espía soviética.

Helter dijo...

¿Y en qué canal es en el que dan estos sueños, y a qué hora?

david dijo...

Ya soy su seguidor. Además en su honor inauguro icono con gatico.

Harry Sonfór dijo...

¡Viva el icono del gatico inaugurao!

Spanique dijo...

Anda pues ese gatico se parece a unos que hace un señor que se llama David, o son los mismos???

lubis dijo...

Yo, como nunca he tenido este tipo de sueños...pues como que no sé. Que diría nuestro amigo FREUD de semejante alucinación. Siempre he tenido pánico a los trajes y a las corbatas. Miedo de ir encorsetado - encarcelado - embutido, sin otro remedio que mirar por encima del hombro. Que conste que no ha lugar a una interpretación Freudiana. !Viva los vaqueros, los pantalones "off course"

angelillo dijo...

¡Arrea, me han puesto el primero de los seguidores! Es todo un honor, pero creo que el orden alfabético ha sido determinante. Sr. Arkab, si cambia a AArkab le cederé el puesto gustosamente.

marideliwes dijo...

Y yo que no me hago seguidora por no decidirme por la foto? eso sí que es grave! Quién me presta una?

Harry Sonfór dijo...

Pues una foto de la Pati mola, Marideliwes. Eso, la foto la Pati.

Harry Sonfór dijo...

Pero no deja de ser un orden raro, Angelillo, que ABQ entonces debería aparecer el primero. Cosas del señor Blogger serán.

Harry Sonfór dijo...

¿Y qué me dice de planchar un traje, Lubis? Esos brilletes que salen en la unión de la manga con el hombro, que aunque se meta dentro una pelota de ropa y se coloque un paño húmedo entre la tela y la plancha, placa, salen los brilletes ¿Y los brillos que salen en las solapas, que si no se tiene cuidado parece uno el Ming de Flash Gordon? Yo también odio los trajes, sí. Tamién los odio porque parezco un huevo fajao con un traje, eso también, que si tuviera tipo para llevar traje y perras para ponerme uno nuevo cada día iría todo el día de traje. Todo el día fardón, hasta por casa.

Harry Sonfór dijo...

Es el mismo gatico, Spanique ¿es bonico, eh?

Badil dijo...

Mire Harry, he entrado en el camarote varias veces. He entrao, he salido y he vuelto a entrar. Y es verdad que están esperando la cena. ¡Pero tol rato!. ¿No seré yo la cena?. Mire Harry, yo ahí no vuelvo a entrar se los juro.

Badil dijo...

Oiga, que hay quién le sigue sin pies ni cabeza.

Harry Sonfór dijo...

No vuelva a entrar, Badil. Quiero decir, no vuelva a entrar al camarote. Aquí sí, aquí entre usted las veces que quiera. Ya lo sabe usted.
Y sí, que Helter, como se pone en la imagen de cuerpo entero, va el blogger y, zasca, le corta la cabeza. Yo no puedo hacer nada, que ese trasto parece que solo responde bien si el icono es cuadrado... Así está la cosa.

Helter dijo...

El Sr. Blogger es muy listo y corta solo lo que no es importante, usea, la cabeza. Y resalta en cambio el conjuntito Victoria's Secret en algodón grueso de ese que pica. Qué sensación, oh.

Arkab dijo...

Harry, que no tiene más seguidores porque nadie se atreve a ser el seguidor número trece. Tiene que convencer a su mujer para que sea la seguidora número trece, que ella seguro que lo quiere mucho y le deseará que después vengan el 14, el 15, el 16, el 17 y así hasta el 113 en el que tendremos que convencer al marido de Badil para que se persone. Pero, de mientras, convenza a su señora que hay que pasar esa barrera como sea.

faren dijo...

Yo me ofrezco a ser la número 13. Total, ya estoy gafada.

Harry Sonfór dijo...

¡Faren, oiga, que si usted se ofrece para ser la número 13 no será la número 13, que será la 12+1 y todo apañao!

faren dijo...

Vale pues, mejor.

Harry Sonfór dijo...

Pues ya tarda, que por ahora no tengo seguidores canadienses y me hace ilusión. ¿Sabe si sale ya la semana que viene en la tele?

faren dijo...

El programa se emite el 9 de diciembre. No sé la hora, a la hora usual del programa, será.

Harry Sonfór dijo...

Pues ahí estaremos frente a la tele para verlo ¡Ole qué alegría!

david dijo...

¡Qué manía con meterse con el número 13! Si es un número de lo mejorcito. El mejor diría yo. Hasta se ha inventado la cursilería esta de la palabreja "triscaidecafobia".
Harry, haga el favor de promover una plataforma a en defensa del número 13 como sólo usted sabe hacer.
Ah, y gracias a Spanique por su seguimiento (de momento casi solitario)

Harry Sonfór dijo...

Nada, que ya se ha pasado el maleficio del 13, que ya hay 14 seguidores. Por cierto, fíjense en el nuevo, que es Javier, que foto se ha puesto de bollazo.

Javier dijo...

Que es que no tengo fotos decentes de calvo de ahora, sólo encontré una de niño pasmao (he perdido la de niño mirando al infinito por la ventana, que era la más bonita) y he tenido que poner esa de Valladolid-72 cuando iba de Rimbaud bilbaíno, aficionado al Carlos III, por las oscuras calles imperiales.

Harry Sonfór dijo...

Oiga, sí, pero que está muy guapetón. Ya verá en el momento que vean la foto las señoras que pasan por aquí.

marideliwes dijo...

Harry, que la foto de la Patti molaba tanto que me daba cosa. Javier me ha dado la idea. La foto era de uno de esos banderines que nos hacían en la escuela. Tuvimos que pasar a la clase de los chicos para que nos la hicieran... Bueno, y que por eso me llamo como me llamo.

Harry Sonfór dijo...

Anda, pues si yo pensaba que usted se llamaba así por Miguel, Miguel Deliwes. Se lo juro por lo más sagrao.

El lotero cañero dijo...

Jaja no entiendo n a pero me mola como lo cuentas jaja sige asi ai to campeon

Harry Sonfór dijo...

Bienvenido, lotero cañero. Usted nos va a traer suerte esta navidad a todos los que andamos por este blog, yo sé que sí.

Badil dijo...

Oiga, Harry, que me ha borrao usté el avatar. ¿Me está haciendo vudú?

Harry Sonfór dijo...

Cómo le voy a borrar a usted el avatar, Badil, que no sé qué le pasa a su avatar que en lugar de su avatar sale una cabecica sin personalidad ahí en azules. Pero que yo no he hecho nada, se lo juro.

Badil dijo...

Que ahora que tiene mano con el gremio de loteros quiere que le toque a más, que lo conozco.
Ñoras... ñores... pongan las barbas a macerar.

Helter dijo...

Oiga, y esto de los seguidores, ¿consiste en que cuando una sale de casa hay algunos señores y señoras que le van detrás, como el cobrador del frac? Y usted que tiene tantos, ¿cómo se lo monta para coger un taxi? ¿o es que ha fletao un autobús pa que le quepan todos?

Badil dijo...

Harry, que me he cambiao la afoto en el perfil y tampoco sale.Mire a ver que ha hecho que me tiene cennsurá. Que si son así las cosas prefiero que me ponga la foto de un cagarro, que tiene más personalidad que ese...Don Nadie o Doña Nada. ¡Ays! ¿Qué disgustos me da...?

Spanique dijo...

David, no hay nada que agradecer, si me gusta mucho lo que tiene... Lo conozco por Harry y tengo encima de mi ordenador una ilustración de Don Harry (la saqué para hacer pruebas de mi impresora en color laser) y como me quedo muy chuli, otra suya del librico de Adivina, adivinanza de esas que pone en su blog. Si, me gustan mucho las dos.

Spanique dijo...

Mari y Javier, no se preocupen con lo de los avatares, que para eso están, para cambiarlos cuando a uno le da la gana (aunque en práctica se come uno tanto el tarro para buscar un avatar, que cómo para cambiar luego otra vez)

Harry Sonfór dijo...

Oiga, Badil, que ahora sí que sale, que se ve su avatar perfectamente. Que igual es que el avisporro anterior que tenía usted por avatar era muy grande o a saber, pero que ya la veo bien y me congratula mucho.

Pili dijo...

Harry, me gusta mucho su blog. Enhorabuena. Es un placer leerle. Creo que tiene usted mucho talento y una frescura que se agradece.

Harry Sonfór dijo...

Pues muchas gracias, Pili, y bienvenida. Me alegra mucho que le guste.