miércoles, 29 de septiembre de 2010

Anita Ekberg y la huelga general


Hoy celebramos el 79 cumpleaños de Anita Ekberg (Malmö, Suecia, 29 de septiembre de 1931) y como ya pusimos un vídeo suyo hace poco vestida de oriental, pues hoy la veremos en un clásico ya de este blog, que es lo de poner un vídeo de una señora que baila y los demás miran. Igual no se habían dado cuenta, pero en este blog se pone mucho vídeo de señoras que bailan. Anita Ekberg, encadenada y con el traje hecho unos zorros, se agarra a dos cuerdas y hale, a bailar, en la película Screaming Mimi, de Gerd Oswald (1958).
Bueno, bien, ya lo estoy viendo, que van a decir que Anita Ekberg guapa es, y escultural también, pero que bailar, lo que se dice bailar, no baila mucho en este vídeo. Pues que me ha dicho que hoy está de huelga general de bailar. Ha dicho que bien, que sale al escenario, que se agarra a unas cuerdas, que hace como que se tira por el suelo y todo eso, pero que bailar, lo que se dice bailar, no va a bailar, que está de huelga general y de cumpleaños. Pues bien. A mí me da, incluso, que en el único rato que baila, que es cuando se le ve de lejos, no es Anita Ekberg, que es una doble de Anita Ekberg, que baila mejor. Pues bien. Si la queremos igual, baile poco o mucho.

8 comentarios:

lady in the radiator dijo...

marimmbaa!

koldo dijo...

Pues Malmo es también por donde solía andar Wallander (el detective sueco más famoso), no sabía eso de Anita.

Gloria dijo...

Pues comparada con el aire y la gracia de los transportes públicos de mi pueblo, la Ekberg parece que haga huelga japonesa

Harry Sonfór dijo...

No hay nada mejor, lady in the radiator, podrían desaparecer todos los instrumentos del mundo, que con la marimba y el vibráfono ya sería feliz.

Bueno, Wallander es más de andar por Ystad, koldo, pero como está cerca, pues nos sirve, sí. (Todo esto es mentira, que no conozco de nada a Wallander y lo he tenido que buscar en la wikipedia).

Es que ocho kilómetros a pie son ocho kilómetros a pie. ¿Y las piernacas que se le van a poner, Gloria? Ni la Charisse.

Gloria dijo...

Ay, Señor Sonfor, que yo para tener las piernas de Cyd Charisse tendría que irme andando desde mi pueblo hasta Irkutsk, como poco

El Ente Dilucidado dijo...

Huyyyyy... Anita Ekberg!!

Huy, huy, huy, huy, huy, huy, huyyyy...

Y no digo más. Porque en tratándose de Anita Ekberg, yo es que me pongo y no paro.

El Ente Dilucidado dijo...

A Irkutsk no vaya usté, madame Gloria, que está sitiada por los tártaros y no dejan pasar a nadie.

Bueh... Aunque si por el camino se le han puesto las piernas como a la Cyd Charisse, a lo mejor a usté sí la dejan pasar (estos tártaros es lo que tienen... Que uno nunca sabe por dónde van a salir).

Ahora bien, para tener unas piernas parecidas a las que dice usté, nada como montar a caballo, obligar al rey a jurar no sé qué gaitas en Santa Gadea y conquistar Valencia.
Un vecino mío lo hace todos los días y tiene unas piernas tremendas. Así, musculosas y peludas. Talmente como las del Cid.

Charisse no; Díaz De Vivar. Pero Cid también, al fin y al cabo.

A mí ésas no me gustan. Las de mi vecino, digo. Las otras sí. Las que son como más Charisse.

Harry Sonfór dijo...

Y así lo corrobora el Cantar:

Mio Çid Ruy Diaz por Burgos entrava,
en su compaña lx. pendones levava.
Exien lo ver mugieres e varones,
burgeses e burgesas por las finiestras son,
plorando de los ojos tanto avien el dolor.
De las sus bocas todos dizian una razon:
"¡Dios, que buen vassalo! ¡De gambetas peludon!"