domingo, 19 de septiembre de 2010

Como Sean Connery

Hoy, domingo, 19 de septiembre de 2010, bien vale usar unos comentarios de este blog del 27 de marzo de 2009.
Badil decía: Que como hace mucho que no escribo casi se me olvida, que la foto que puso usted del Labordeta, que de donde la ha sacao, que parecía el Sean Connery.
Y servidor le contestaba, como podía, con la información que encontraba: Badil, es que en esa foto es donde sale más guapo Labordeta. Es una foto que le hicieron durante el rodaje de la serie de TVE Del Miño al Bidasoa, una adaptación de la obra de Cela que se emitió en 1990, en la que interpretaba el personaje del vagabundo Dupont, un francés sin acento. También es la foto de portada de su libro Banderas rotas.
Así que la cabecera que aparece hoy se puso con motivo de la fecha de su nacimiento, el 10 de marzo, para celebrar su cumpleaños, y hoy la ponemos de nuevo por un motivo más triste. Pero la ponemos también contentos, porque es la foto en la que José Antonio Labordeta sale más guapo, que parece Sean Connery de guapo que está. O más. Ya quisiera Sean Connery.

11 comentarios:

laMima dijo...

De verdad que sí: bien guapete y bien salao que está en la foto esa..y, si, parecito al Connery que no había caido yo.
Parecido, pero más majico.

mindinmungui dijo...

Bonito post de despedida, Sr. Sonfor.

Badil dijo...

Snif.

Yahuan dijo...

Yo creía que era Sean Conery. En fin, Labordeta nunca me cayó demasiado bien, y ahora que está muerto pues ni mal ni bien, pero tampoco mejor.

Alberich dijo...

Hoy todos estamos de luto, Harry. Duele que las buenas personas se nos vayan.

Inde dijo...

¡Hala, la llorera otra vez! Má, qué día...

Spanique dijo...

Pues no se sienta obligado a decir nada, Yahuan... No sé que es lo que no le cae bien de Labordeta... Yo las ideas pro aragonesistas a ultranza me ponen mala, lo de la "nobleza aragonesa" me da arcadas,y soy "simpatizante" del selecto club " la jota cuanto mas lejos mejor". Pero de Labordeta, poco malo se puede decir... Sin concerme de nada, aceptó grabarme un poema de su hermano para un video de fin de curso de imagen sin pensárselo dos veces. Y así solía hacer con todo el mundo.

Badil dijo...

Snif.

El Ente Dilucidado dijo...

Pues a mí me sí que me ha hecho duelo que se haya muerto Labordeta.

No es que le tuviera una fe como al Santo Padre (que a ése sí se la tengo, porque es infalible y el representante de Dios sobre la tierra... Bueh... Él y San Raymond Douglas Davies. Loado sea y que Allah lo bendiga y lo guarde muchos años. ¿Quién como él?). Pero cariñico le tenía. Y mejor empleado que con algunos de esos pendones que salen por la tele y que también parece que son vecinos tuyos, o familia lejana, porque los ves constantemente en los papeles o en la televisión. Y que también te hace impresión cuando se mueren o les pasa algo. Que, total, p'a qué, si no son nada tuyo...

De todas maneras, me gustaría comentar que parece como que los aragoneses necesitáramos tener un paisano, a lo largo de las generaciones, que reúna una serie de características muy concretas, muy determinadas(no sólo el carácter, hay incluso cierta "coincidencia física"), al que rendir una especie de pleitesía espiritual y por el que sentir algo así un como cariño consensuado.

Y tal vez no seamos los aragoneses, exactamente. O no sólo nosotros. Es como si, en realidad, todos los españoles necesitásemos que haya alguien así por estos lares. De generación en generación. Algo reconocible y tranquilizador. Alguien que, cuando se muere, sirva para decir "yo lo conocí y era un aragonés entero" o "yo lo conocí y puedo decir algo sobre el carácter aragonés" o "yo lo conocí y, a través de él, descubrí ese humor socarrón de los aragoneses" o "yo lo conocí y puedo hablar de esa forma de ser tan sobria, tan noble y tan característica de los aragoneses con conocimiento de causa", etc, etc, etc...

Esas cosas, al final, dan un poco de risa. Y también un poco de inquietud.

No pasa sólo con aragoneses. Aunque en ese (este caso) es especialmente claro y agradecido.

Pero, insisto, a mí me ha dado penica que se haya muerto don José Antonio Labordeta.

Badil dijo...

Labordeta era un tipo cojonudo que conoció y trató a trillones de personas que ni a todas les gustaba su música ni todas comulgaban con sus militancias. Son las que han salido a saludarle.
Para el que le mosquée tanta unanimidad, que sepa que también era odiado y envidiado con fervor. Lo que pasa es que no tienen güevos a abrir la boca, que ahora mismo si salen diciendo algo se llevan una popular somanta de ostias fijo.
Por sus enemigos también los conoceréis.

Inde dijo...

Ole la Badil, y ole mil veces.