martes, 28 de septiembre de 2010

Sobre los espaguetis

Helterskelter, una vez más, me acaba de descubrir un documento que desconocía. Totalmente. Por entero. Y ahora me preguntó cómo he podido vivir tan ricamente durante tantos años sin tener noticias de él. Ya está tardando en clicar aquí si está interesado en el mundo de los espaguetis. Y si no está interesado, también.

6 comentarios:

Helter dijo...

Espere, que siguiendo la línea de investigación estoy estudiando el arbusto albondiguero salvaje y sus posibilidades de cruce transgénico con el árbol de espagueti.

Neverending dijo...

There's nothing like real homegrown spaghetti.

Yo tenía una planta de espaguetis en casa, pequeñica, muy recogida, de esas que hacen tallarines de espinacas, pero el moscón de la pasta me la echaba a perder cada año, y dije: déjate de la planta de espaguetis, que me sale más a cuenta ir al carrefour.

Alberich dijo...

Vengo de chez Helter y alucino. Voy a probar en una maceta, ya que no es lo mismo que uno cultive sus propios espaguetis que comprarlos en el supermercado, como los tomates y los pimientos...
Saludos.

El Ente Dilucidado dijo...

Hombre... Yo esto sí lo sabía. Pero porque soy de pueblo y todalavidadediós en mi pueblo se han cultivado espaguetis.

Eso sí... Los espaguetis de mi pueblo no son igual que esos otros. Serán cosas del clima diferente y las variedades locales.

Ahora casi todos son transgénicos. Pero los buenos buenos de verdá son los de toda la vida. Los biológicos o como se diga. Como los que recogía mi abuelo en una tabla que tenía cerca de la vía del tren. Una cosa exquisita.

Albóndigas no, maese Helter. Las albóndigas no agarran bien en la ribera del Ebro. No sé por qué. Quizá por las acideces ésas de la tierra. Psché. Mi padre plantó un arbusto albondiguero en el corral y el primer año dio unas albóndigas fabulosas, pero después ya no echó luz. Nada de nada.

Harry Sonfór dijo...

Pero no le eche la culpa al clima, El Ente, si el arbusto albondiguero no le tiró bien es porque su padre no lo aporcó debidamente el primer año. En todo caso, cuando el albondiguero saca los primeros frutos (sobre el mes de marzo), conviene eliminar las demás inflorescencias antes de que se formen, así la planta dará menos frutos al final del verano, pero más grandes y sabrosos. También conviene controlar el ph de la tierra, porque si su tierra es demasiado caliza, la planta no le tirará del todo bien. Además del arbusto albondiguero salvaje existen otras variedades más fáciles de cultivar: el albondiguero Harvey, que da frutos muy hermosos y carnosos y el albondiguero Spring, que da un fruto más pequeño y de sabor especiado.

Harry Sonfór dijo...

Coño, esto ya parece Infojardín.