sábado, 11 de septiembre de 2010

No todo van a ser cabezas que giran

No todo van a ser cabezas que giran en este blog, también habrá que alimentarse. Y para eso les traigo el blog Tu primera cocina chispas, que nació el 13 de julio de 2010. Es un blog de cocina sencilla, contundente y equilibrada. Y al cocinero que lo regenta le gusta mucho usar los aretes de cocina. Que hace un pudín, lo pone en un arete; que hace una fritada, la pone en un arete; que hace unas judías verdes con puré de patata aromatizado con aceite de boletus edulis, las pone en un arete. La dirección de Cambio Radical, su blog de confianza, es muy de usar aretes en la presentación de los platos y desde aquí defendemos los aretes de cocina por encima de todo. Hace unos años no era muy fácil encontrar aretes de cocina. Servidor buscaba aretes de cocina por ferreterías y tiendas varias y nada, que no tenían aretes, como mucho me sacaban moldes para flanes. Así pasó, que al final acabamos pidiéndole al suegro que nos mandara unos aretes, que en su ciudad sí que vendían en una tienda de esas de escaparates bonitos llenas de utensilios de cocina de acero inoxidable, aceiteras y vinagreras. Ahora sí, que ahora es fácil encontrar aretes de cocina en muchas tiendas. Tengo de varios diámetros y de varias alturas y hasta compré unos con forma cuadrada que aún no he usado. Cuando abro el cajón donde descansan los aretes, me miran tintinantes implorando que les dé uso. Y yo les digo «aún no, muchachos, aún no ha llegado vuestra hora». Pero vamos a lo importante: que se pasen por el blog de cocina Tu primera cocina chispas y disfruten. En breves empezaremos a pedirle que prepare algún plato para vegetarianos, un plato para los que dicen que son veganos y que no tienen nada que ver con los vegetarianos, otro para ovolactovegetarianos, otro para lactovegetarianos, otro para ovovegetarianos, algún plato para crudívoros, algún plato para intolerantes a la lactosa, algún plato para los que los sacas del filete y no saben qué comer, algún plato para tolerantes a la lactosa pero no mucho, algún plato para alérgicos a diversos alimentos, algún plato bajo en calorías, algún plato para celíacos, algún plato para gente que no le gusta la cebolla, algún plato para gente que le gusta la cebolla sólo si está frita, algún plato para la gente que le gusta la cebolla sólo si es para acompañar al tomate, algún plato para los que prefieren la cebolleta a la cebolla de Fuentes, algún plato para los que prefieren la cebolla de Fuentes a la cebolleta, algún plato para los que no comen ajo porque les da gases, algún plato para la gente que le echa ajo a todo y algún plato para gente que dice que es vegetariana estricta pero que luego se hincha a comer jamón en los ambigús.

8 comentarios:

Javier dijo...

Si le digo que llevaba una temporada buscando una receta de judías verdes (vainas, en mi pueblo)... Y justo ahí que las tengo, la primera. Mi señora me anima ("hale, hale, que se vea"). Un día de estos me desmeleno y hago un plato en condiciones, hasta incluso con esas benditas "chalotas pochadas" de que tanto se habla.

El Ente Dilucidado dijo...

Huy, qué guapa sale la doctora Zira hoy en la cabecera.

Qué lista era esta chica. Y qué sensible. Y qué mona.

Hirsuta, sí. Pero es que las modas entonces, es lo que tenían.

Arkab dijo...

Harry, que le he dicho a mi Pk. «pues que sepas que el cucharón es además de madera de boj» y me ha dicho con acento alemán »no otra cosa me esperaba yo de tamaño ser humano que regala esas mantecadas navarras«. Pero, oiga, que no hay manera de probarlas, que se me ha agarrado a ellas y no las suelta.

lady in the radiator dijo...

Ya podría yo tomar nota, ya. Pero es que lo que a mí me gustaría es disponer de un joven atractivo que me preparara la comida. Pero claro...

Harry Sonfór dijo...

Pues tiene que ponerse, Javier, que todo es ponerse. Que unas vainas se hacen en un plis plas. Claro, yo es que las vainas las suelo hacer como se han hecho toda la vida. Bueno, no, que en lugar de ajo crudo lo hago de otra forma. A saber: pongo a cocer en agua la patata cortada en trozos con una o media pastilla de caldo de verduras con glutamato(viva el glutamato), al rato echo la judía verde cortada en tiras finas (lo de cortarla en tiras en más del norte, que acá se cortan poco). Luego la cuelo reservando el agua. Luego frío unos ajos enteros con un solo corte (a la antigua) en aceite de oliva virgen extra del sur (ole) y cuando están dorados, retiro la sartén del fuego, echo la verdura y la patata, meto de nuevo la sartén al fuego, le echo un poco del líquido y con el fuego muy alto reduzco y retiro para que los sólidos absorban el punto del ajo. Nada, es un momento.
¿Y el agua sobrante? pues para la sopa de la noche.
Eso sí, a partir de ahora la pondré en arete, ea.

Harry Sonfór dijo...

Yo creo que al final es que le van a gustar las mujeres hirsutas, El Ente.

Harry Sonfór dijo...

Pues mire, Arkab, que lo bueno de la madera de boj es que cuanto más se usan, más bonitos se ponen. Que se van puliendo, se ponen más brillantes, más suaves... que da gusto verlos cuando han pasado unos años, vaya.

Harry Sonfór dijo...

Pues todo es ponerse, Lady in the radiator. Ojo, y si no lo consigue gratis, páguele. Pero que le cocine, ea.